Romina, la hija de Niurka Marcos, fue víctima de una negligencia médica y ahora está sufriendo las consecuencias.

Por Carolina Amézquita Pino
Febrero 19, 2021
Anuncio

Un arreglo estético puso a Romina, la hija de Niurka Marcos, en un importante riesgo de salud. Todo comenzó hace cinco años cuando la joven fue víctima de un mal procedimiento quirúrgico al aumentarse los senos. La vedette fue la encargada de narrar lo ocurrido.

"Le pusieron una prótesis arriba del músculo y otra prótesis debajo. Y esto lo sé por el experto, que es el médico que la atendió", explicó Marcos al programa mexicano de televisión De primera mano (Imagen TV). "Eso le generó molestias, dolores de espalda, de cabeza, desgarres de músculos. Y, lamentablemente, mi hija sufrió bastante las consecuencias de una negligencia".

Con el tiempo, el problema fue agravándose y la chica tuvo que someterse a una nueva cirugía para retirarse los implantes y, al mismo tiempo, reparar el daño físico que le dejaron en la mencionada zona y deberá pasar por "una recuperación bastante invasiva, bastante exigente", porque no debe moverse "por lo menos las primeras 48 horas".

Credit: Instagram/romimarcos

"Delicada [de salud] porque no fue así de vanidad; 'me voy a poner las chichis [senos], no. Al contrario", advirtió. "Y no fue solamente que le quitaron las prótesis, las bubis. Le reconstruyeron los senos porque además la lastimaron porque se las pusieron muy mal".

Niurka Marcos asegura sentirse culpable por no haber estado presente en la primera cirugía "porque en aquella ocasión, hace cinco años cuando la operaron", tuvo que presentarse de inmediato a trabajar en un programa de televisión, pese a haber organizado y pagado el procedimiento como regalo por el cumpleaños número 20 de Romina.

"[Estoy] angustiadísima y con muchísimo cargo de conciencia", confesó. "Para las dos fue un reto, un apoyo y una tranquilidad estar juntas ahorita".