Niurka asegura que si bien ahora tiene una excelente relación con Juan Osorio, tuvieron graves problemas como pareja cuando estaban juntos.

Por Carolina Amézquita Pino
Mayo 15, 2020
Anuncio

Tras cinco años de relación y un hijo en común, en el 2003 Niurka Marcos se separó de Juan Osorio. En aquel entonces, la vedette ya había iniciado una nueva relación sentimental con Bobby Larios, de quien se separó un par de años después. Ahora, la también actriz revela detalles fuertes sobre el matrimonio que mantuvo con el productor de televisión.

“Tuvimos varios años de felicidad y abstinencia”, advirtió Marcos al programa mexicano La última y nos vamos (Unicable). “De éxito en ambas carreras, tanto en la de él como productor como en la mía como vedette".

De acuerdo con la bailarina, “ya veníamos mal”, pero los mayores conflictos iniciaron cuando ambos participaron en la telenovela Salomé porque hubo problemas durante la producción; además, sufrió las infidelidades de su marido.

“Fue un infierno”, agregó. “Él se quedaba en la oficina, me avisaban por teléfono que estaba con esta, con aquella y con la otra”.

Quien fuera protagonista del musical Aventurera, explicó que cuando inició su romance con Bobby Larios ya estaba separada sentimentalmente de Osorio. Incluso dormían en cuartos separados y no había posibilidad de reconciliación, por lo que ella decidió terminar definitivamente.

Mezcalent

“En ese momento mi corazón estaba vacío y tenía un hoyo de este tamaño [haciendo con las manos un círculo grande]”, explicó. “Teníamos muchos pedos”.

Con el paso del tiempo limaron asperezas y ahora llevan una muy buena relación. Sin embargo, la artista explicó porque no existe posibilidad de una reconciliación sentimental con Juan Osorio.

Juan y yo tenemos, hoy en día, una relación extraordinariamente perfecta y maravillosa. Obviamente, entusiasmada por la pasión que nos ha despertado nuestro hijo; porque nos quisimos en el pasado y tuvimos muchos éxitos juntos. Por las cosas buenas y hermosas que es lo queremos recordar”, mencionó. “Se perdió lo más frágil que se llama confianza en la relación. Ni él ni yo, ninguno de los dos, confiamos en la posibilidad de una relación amorosa, ya no”.