La actriz y cantante cubana no se quedó callada ante los señalamientos de quien fuera su empleada doméstica por 15 años, a cual asegura la llamó cucaracha y le tronó lo dedos.

Por Leonela Taveras
Febrero 22, 2021
Anuncio

Una exempleada doméstica de Niurka Marcos aseguró que la artista la maltrató cuando le pidió su liquidación.

En una entrevista en el programa digital de farándula Chisme no like, la denunciante que fue identificada com María Inés reveló unos audios en los que aparentemente se escucha a Marcos llamándola cucaracha y tronándole los dedos.

En respuesta, la vedette dijo ante las cámaras del programa de televisión Sale el sol que la señora trabajó 15 años en su casa y que gracias a ello pudo ayudar a su familia en Veracruz, México. Además, afirmó que siempre fue tratada como un miembro más de la familia.

Credit: Photo by Clasos/Getty Images)

La intérprete cubana desmintió que tuviera algún tipo de deuda económica de la que no se hizo responsable.

"No le debía absolutamente nada. Al contrario, Emilio le pagó su Uber para que se fuera muy bien y yo le di dinero porque ella vino [a la casa].  ¿Qué hubo fricción? Claro, tiene que haber fricción para que termine una relación. Fue el abuso de confianza, que le pedías que hiciera cualquier cosa y te decía: 'No es mi área'".

Sobre los audios en los que supuestamente se le escucha tronándole los dedos en forma despectiva, la actriz dijo que ella no puede hacer eso porque no sabe y tampoco es su hábito.

"Yo no me parezco a nadie y cuando le dije te voy a aplastar como una cucaracha es porque lo estoy haciendo ahorita mami. Te estoy aplastando como una cucaracha y desenmascarándote por descarada, por huevona y, además de eso, por mal agradecida y traicionera", dijo visiblemente molesta.

Según relató la exempleada, la actriz supuestamente la despidió durante la cuarentena del coronavirus debido a que se había negado a limpiar la cocina porque supuestamente no le correspondía.

"Tuve trabajo de planta 15 años, pero ahora con lo de la pandemia pues me despidió mi patrona. El ambiente laboral era ya muy pesado y llegó un momento en que, pues, ella quiso igual como casi todos los días siempre se levantaba de mal humor y ese día no desayunó se puso a hacer ejercicio, entonces me fui a empezar a hacer la limpieza de la sala, ella baja y ve algunos los trastes sucios en la cocina y en ese momento se enojó, me empezó a hablar mal", contó.