La nieta del famoso comediante Cantinflas fue hace casi dos años víctima de una golpiza que la dejó con 200 fracturas en el rostro.

Por Celeste Rodas de Juárez
Updated Febrero 07, 2017
Anuncio

Marisa Moreno Bernat, la nieta del fallecido comediante Cantinflas, encaró en una corte de México a su aún esposo Alain Meder, quien le propinó una terrible golpiza en septiembre del 2015 que la mandó al hospital y le ha dejado secuelas.

La joven fue encontrada el día de los hechos en el suelo de un cuarto de servicio sobre un charco de sangre. Según la prensa mexicana, en el hospital a la que fue trasladada le diagnosticaron un severo trauma facial, esguince cervical y 200 fracturas en la cara.

La joven de 23 años, que pasó una larga temporada en ingresada recuperándose de las lesiones, reconoció que fue difícil encarar a su agresor, pero hacerlo era un paso necesario. “Esto me ayuda a superar muchas cosas, me vuelve más fuerte”, dijo antes de entrar a la sala judicial en declaraciones recogidas el lunes por el programa Ventaneando (TV Azteca).

También explicó que físicamente se siente mejor, pese a tener placas de titanio y cicatrices en el cuerpo, aunque la terrible experiencia dejó sus secuelas. “Me encantaría decirte que estoy bien, pero todo este tipo de cosas tiene traumas y cosas sicológicas, físicamente estoy perfecta, pero tratando algunas cosas”.

Meder, de quien aún se encuentra en proceso de divorcio, está en estos momentos en libertad, luego haber estado en prisión, según la prensa mexicana.

Moreno Bernat aseguró que afrontaba con “madurez y fortaleza espiritual” el hecho de que su ex ya no estuviera entre las rejas. Sin embargo, la madre de la joven, Tita Marbez, mostró su disgusto con el sistema legal mexicano y le pareció alarmante que siguiera en libertad Meder.