La mamá de la niña y la pequeña de apenas 10 meses de vida se encontraban en su casa cuando se produjo el temblor. Afortunadamente pudieron salir del edificio sanas y salvas.

Por Moisés González
Septiembre 22, 2017
Anuncio

Natalia Subtil, la expareja del hijo de Bárbara Mori, fue una de las tantas personas que desafortunadamente vieron peligrar su vida tras el terremoto de 7.1 grados en la escala Richter que sacudió a México el pasado martes y que dejó un centenar de muertos. La modelo brasileña se encontraba bañando a su hija Mila, que nació a finales del año pasado, en su casa cuando fue sorprendida por el temblor. Lo que sucedió después, según narró la propia Subtil a través de las redes sociales, fue una lucha desesperada por huir de la escena del terror.

“La estaba bañando, como hago todos los días, y de repente empieza el temblor. Agarro una toalla, la cubro e intento abrir mi puerta. No podía. El edificio se estaba cayendo. Lloré. Grité. [Finalmente] pude abrir la puerta, salí y empezó la locura de bajar 6 pisos con mi bebé en los brazos”, contó aún conmocionada la mamá de la pequeña Mila.

Afortunadamente, un chico que también estaba huyendo despavorido del edificio se cruzó en su camino y le ayudó a bajar las escaleras. “Yo le rogaba por ayuda. Ayúdame. Y seguía gritando en su oído y él me seguía ayudando. Bajé las escaleras con mucho miedo. Todo mi edificio se estaba cayendo”, explicó.

Finalmente, Subtil pudo salir del edifico con su hija en brazos y en perfecto estado de salud, salvo una pequeña herida que sufrió en su pie. “Sentí la muerte y pedí a Dios que me diera otra oportunidad. Me abrí mi pie durante lo que pasó. Personas que nunca vi en mi vida me ayudaron, hicieron una curación en mi pie y pude estar un poco más tranquila con mi hija desnuda en mis brazos”, relató.

Desafortunadamente, la exnuera de la inolvidable protagonista de la telenovela Rubí aún no ha podido regresar a su casa para recoger sus pertenencias ya que el edificio quedó muy afectado tras el seísmo.

“No puedo entrar a mi departamento todavía”, informaba hace apenas unas horas a través de Instagram Stories.

A pesar del fuerte trauma vivido y del que tardarán en recuperarse, tanto Natalia como la nieta de Bárbara Mori se encuentran sanas y salvas. Eso sin duda es lo más importante. Lo material ya se recuperará más adelante.