La periodista hondureña rememoró recientemente en compañía de su esposo el derrame cerebral que sufrió hace 17 años el padre de sus hijos y que cambió para siempre sus vidas.

Anuncio

El 13 de enero de 2003, a cuatro meses del nacimiento de sus mellizos, el mundo de Neida Sandoval y su familia se detuvo bruscamente. Su esposo David, quien en ese entonces tenía 51 años, sufrió un derrame cerebral y un ataque cardiaco que cambió sus vidas para siempre.

"Cuando yo estaba con mis niños escucho como un estruendo, como que se estaban quebrando cosas de vidrio y bajé como una loca corriendo y lo encontré ensangrentado en el piso", rememoró 17 años después la periodista hondureña en compañía de su esposo en un vídeo que publicó recientemente en su canal de YouTube en el que ambos recordaron de una manera muy emotiva este duro episodio de sus vidas que tuvieron que afrontar como familia.

"En total le dieron 3 derrames cerebrales [y] un ataque cardiaco, [lo que] le afectó la parte derecha de su cerebro", compartió la exconductora de Despierta América (Univision).

Esto provocó que el esposo de Neida quedara como si fuera un bebé de 51 años.

"Se le borró todo el conocimiento, el entrenamiento de su vida y tuvo que reaprender todo. Él tuvo que reaprender cómo vestirse, se le fueron sus emociones, tuvo que aprender a decir te quiero, a abrazar, a caminar, a ser independiente para bañarse, para afeitarse… Tuvo que aprender todo como los bebés, lo único que era un hombre de 51 años", contó.

Lo que siguió fueron largos años de terapias y muchos medicamentos que dieron sus frutos.

"Después de 17 años un 95% de su parte neurocerebral se ha recuperado muy bien, ha recuperado mucho su independencia para hacer sus cosas más básicas, le ha quedado la parte izquierda del cuerpo débil y puede caminar distancias cortas con su bastón", informó Neida, quien a pesar de la dura prueba que le puso la vida nunca dejó de luchar por su familia.

"Creo que en estos tiempos de crisis en los cuales a veces se nos caen las cuatro paredes encima, el encierro, no podemos ver la belleza que tenemos adentro de la familia. Vale la pena luchar por la familia y ayudarnos mutuamente", fue el mensaje que quiso compartir la periodista.