La protagonista de Mi gorda bella vivió las horas más traumáticas de su vida. "Yo escuché su voz pidiendo auxilio... Fue horrible".
Anuncio

Aunque ahora su vida es su familia, Natalia Streignard es una de las actrices de novela más queridas y admiradas gracias a títulos históricos como La tormenta o la inolvidable, Mi gorda bella, que acaba de cumplir 20 años.

Retirada desde hace tiempo de la televisión para enfocarse en su empresa más importante, los suyos, la actriz venezolana ha reaparecido espectacular en una entrevista con el periodista Luis Olavarrieta.

En ella, además de recorrer capítulos importantes de su vida que van desde sus grandes éxitos, la llegada de sus hijos y la detención de su padre y hermano en Venezuela, Natalia ha compartido uno de los mayores sustos vividos recientemente.

Natalia Streignard
Natalia Streignard en la entrevista con Luis Olavarrieta
| Credit: Entrevista Luis Olavarrieta/Canal Youtube

"Viví un susto terrible hace poco", dijo con un gesto de miedo que renace en su rostro cuando recuerda este momento tan traumático.

"Me llamaron y me dijeron que habían secuestrado a mi hijo y para mí fue lo peor que me pudo haber pasado en mi vida porque yo hablé con él y me dijo: 'Mamá, haz lo que te dicen'", recuerda todavía aterrada.

La realidad es que fue un fraude telefónico. Su hijo no había sido secuestrado, pero la jugada era hacer creer eso para cometer el delito. "Lo agarraron a él también, entonces nos pusieron teléfono con teléfono y yo escuché la voz de él pidiendo auxilio", continúa su testimonio.

Al final, su hijo resultó estar sano y salvo, pero el susto no se lo quita nadie. "Fueron las peores dos horas de mi vida, en mi corazón estuvo secuestrado dos horas. Fue horrible, me tocó pagar y hacer todo", prosiguió.

Afortunadamente, todo pasó y ha quedado como un mal recuerdo. Reconoce que su afán de protección a sus tres hijos siempre ha sido enorme, incluso desmedido, así que ser víctima de algo así multiplicó ese estado de alarma.

Aparte de eso, Natalia se ve estupenda. A sus 52 años ha cumplido gran parte de esos sueños anhelados, el más importante: ser mamá. Aunque suene a cliché, cuidar y disfrutar de sus hijos y su esposo Donato Calandriello es el papel más sabroso de su vida y no lo cambia por nada.

En esta animada charla aprovechó para pedir perdón a quienes se sintieron ofendidos en una etapa de su vida cuando dijo que ella no era venezolana. Su familia y ella atravesaban un momento muy duro tras el episodio de terror vivido en el país y actuó por impulso.

"Yo metí la pata, obviamente yo cometí un error, pero yo tenía en ese momento tantos sentimientos encontrados, yo tenía rabia, dolor, impotencia, tenía mil cosas en vida que me estaban pasando, obviamente la gente no lo sabe pero yo estaba pasando por un momento difícil", reconoció.

Si bien nació en España, a los tres años partió para el país que la vio crecer y triunfar y al que ama profundamente. Pero las duras experiencias vividas allí le dejaron una herida profunda que sigue sanando.

Natalia se está pensando abrir un canal de Youtube donde compartir momentos de su vida con su familia y sus hijos, momentos caseros de su día a día para acercarse más a ese público al que asegura debe tanto y que tantas muestras de cariño le sigue dando. ¡Qué así sea!