Mujer que acusó públicamente al presidente Trump de abuso se esconde por temor a represalias

By Redacción People en Español
March 07, 2019 07:06 PM

Luego de haber acusado al presidente Donald Trump de acoso, su ex empleada Alva Johnson, se mudó de casa por temor a represalias, según sus abogados.

De acuerdo a PEOPLE, la empleada de campaña cambió de dirección a un “lugar seguro”, tras hacer público que el mandatario republicano la besó a la fuerza durante su campaña política en el 2016.

“Creemos que ese temor es justificado”, comentó su abogado Hassan A. Zavareei a PEOPLE.

No obstante, el abogado defensor aclaró que hasta el momento, su clienta no ha recibido amenazas directas, pero tanto él como otros abogados que trabajan en el caso, “han recibido emails amenazantes” y ataques racistas a través del internet.

Jabin Botsford/The Washington Post via Getty Images; Salwan Georges/The Washington Post via Getty Images

 

Por su parte, la Casa Blanca ha negado las acusaciones de asalto por el supuesto beso no deseado.

“Creo que ella ya esperaba eso, estaba lista para eso”, comentó Zavareei. “[Estar preparada] no lo hace más fácil, pero es una mujer valiente y creo que estará bien”.

De acuerdo al diario Washington Post, Johnson es la primer mujer en acusar Trump públicamente de maltrato sexual durante su presidencia o campaña política.

Trump ha negado las múltiples acusaciones previas de más de una docena de mujeres, que aseguran que el actual presidente las maltrató y acosó sexualmente, antes de llegar a la Casa Blanca.

En su demanda, Johnson asegura que el presidente la besó dentro de un vehículo recreacional durante un mitin en la Florida en agosto del 2016.

“Se acercó tanto que ella pudo sentir su respiración en su piel….Trump pretendía besarla en la boca, y [Johnson] intentó evitarlo volteando su cabeza hacia la derecha. El acusado Trump la besó de cualquier forma, y el beso lo plantó en la esquina de su boca”, detalla la demanda.

Alex Wong/Getty Images

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Johnson aseguró al diario que se sintió violentada inmediatamente, ya que no deseaba ni esperaba el beso.

“Aún puede ver sus labios acercarse a mi cara”, comentó. Por su parte, a través de la secretaria de prensa de la Casa Blanca, el presidente negó las acusaciones.

“Esto nunca pasó y es altamente contradictorio a los relatos de múltiples testigos altamente creíbles”, expresó a PEOPLE Sarah Sanders, a través de un comunicado.

Por el momento, no ha habido ninguna audiencia y el abogado de Johnson desea irse a juicio para exponer la mala conducta del presidente.

“El echo de que tenemos a un predador sexual en la Casa Blanca es algo que desafortunadamente se ha convertido en normal. Un caso como este es verdaderamente importante, para recordarle a la gente con [el tipo de persona] con lo que estamos tratando”, puntualizó Zavareei.

Advertisement