Conocida por sus papeles en series como Love Boat y Happy Days, Erin Moran fallece a los 56 años dejando de luto la televisión

Por teresaarangueztimeinc
Abril 23, 2017
Anuncio

La televisión dice adiós a una de sus caras más queridas, la de Erin Moran, conocida por su papel de Joanie Cunningham en la serie Happy Days. La reconocida actriz ha fallecido este fin de semana a los 56 años.

Los oficiales del condado de Harrison en Indiana respondían a una llamada que reportaba sobre una mujer que no daba señales de vida y que resultó ser la admirada estrella.

Entre sus apariciones más estelares cabe destacar The Love Boat, Murder She Wrote y The Bold and The Beautiful. Aunque sin duda fue Happy Days el trabajo por el que más se la reconoce.

Sin embargo, esta serie no sólo le trajo cosas buenas, también le dio algún que otro disgusto. Tanto ella como tres de sus compañeros de serie — Don Most, Anson Williams and Marion Ross— demandaron a la CBS por incumplimiento de contrato. Reclamaban no haber sido pagados por el merchandising vendido y relacionado con el show. Finalmente, la cadena y los actores llegaron a un acuerdo económico en 2012 cerrando así este feo capítulo.

Su aparición en Happy Days también le supuso una lucha con su propio peso, tal y como explicó en entrevista con la revista PEOPLE en 2007. La actriz reconoció sentirse bajo presión para poder estar lo delgada que exigía el guión.

“La única vez que recuerdo haber tenido un problema con ese tema fue cuando tenía unos 15 ó 16 años. No los he vuelto a tener desde entonces “, aclaró en esta entrevista en la que reveló que en algunos momentos de su carrera tenía que ayunar para bajar de peso de forma express. “Sólo hice eso en Happy Days. Ayunaba de vez en cuando con el fin de perder peso rápidamente”.

En su vida personal, Moran estuvo cada con su primer marido, Rocky Ferguson a quién acusó de haber abusado de ella. “Él me empujó varias veces el segundo año de nuestro matrimonio y luego me puso un ojo morado en el último”, destacó en la misma entrevista. Según apunta, su exmarido no quería que ella fuese famosa.

A pesar de sus duros momentos profesionales y personales, Erin encontró la felicidad en su segundo marido Steven Fleischmann e hizo felices a los telespectadores con sus papeles televisivos. Gracias por tanto, Descanse en paz.