La actriz de la serie Modern Family reveló en una entrevista que se sometió a un segundo trasplante de riñón y que contempló el suicidio.

Por Mayra Mangal
Diciembre 10, 2018
Anuncio

Los últimos años no han sido nada fáciles para Sarah Hyland. La joven estrella de Modern Family (ABC) ha sufrido graves problemas de salud que la llevaron hasta el quirófano para someterse a un trasplante de riñón en 2012. Ahora, la actriz de 28 años acaba de revelar que el riñón que recibió de su padre fue rechazado por su cuerpo y que tuvo que someterse a un segundo trasplante, esta vez con un riñón donado por su hermano, algo que la dejó muy deprimida y a punto del suicidio.

Las impactantes declaraciones aparecen en un conmovedor video y entrevista de la revista SELF donde Hyland se abrió para contar el verdadero calvario por el que ha pasado. La actriz de enormes ojos color verde oliva asegura que padece displasia renal multiquística, un mal congénito que hace que los riñones no se desarrollen correctamente cuando el feto se encuentra en el seno de la madre. Dicha condición produce la formación de cristales que producen profundos y fuertes dolores a quienes lo padecen, algo que Hyland ha descrito como sentir que llevas dentro “una casa en llamas”.

Hyland se sometió al procedimiento quirúrgico en abril de 2012, pero según ella para octubre del 2016 su cuerpo comenzaba a dar muestras de rechazo del órgano.

“Hicimos un montón de pruebas y tratamientos para tratar de salvar el riñón”, explicó la colega de Sofía Vergara, “Navidades, Año Nuevo, mi cumpleaños, todas esas fechas las pasamos en el hospital”, lamentó.

Sarah Hyland

Debido al rechazo del órgano Hyland comenzó a perder peso de forma dramática, despertando sospechas y hasta críticas en redes sociales por su aspecto. Paralelamente, comenzó un tratamiento de diálisis para poder compensar el fallo de sus órganos.

Finalmente en mayo de 2017 el riñón que le donara su padre le fue removido. Luego de muchas pruebas se determinó que el donante más compatible era su hermano de 23 años y en septiembre se realizó el nuevo trasplante.

Hasta el momento la cirugía parece haber tenido éxito, peor Hyland asegura que el haber hecho a su hermano pasar por el proceso la dejó “muy deprimida” y la hizo pensar “en el suicidio”.

“Cuando un integrante de tu familia te ofrece una segunda oportunidad de vida, y esta falla, se siente casi como que es culpa tuya. Pero no lo es”, asegura la juvenil actriz. “Por un largo tiempo contemplé suicidarme porque no quería fallarle a mi hermanito como le fallé a mi padre”, explica.

Finalmente la actriz buscó ayuda profesional para salir del bache. “No es algo para avergonzarse”, asegura. “Quien quiera pedir ayuda pero no sabe cómo hacerlo porque son demasiado orgullosos o piensan que los mirarán como que son débiles, no es una cosa de la cual avergonzarse. No hay que avergonzarse por compartirlo”.