Miss Inglaterra, Bhasha Mukherjee, dejó la corona como reina de belleza para sumarse al equipo de médicos de su país que están luchando actualmente contra la crisis ocasionada por el COVID-19.

Anuncio

La ganadora del título Miss Inglaterra, Bhasha Mukherjee, dejó a un lado la corona como reina de belleza para ejercer su profesión de médico durante la crisis que su país atraviesa por el COVID-19. Así, ya está trabajando en el Hospital Pilgrim en Boston, Este de Inglaterra, tras pasar una odisea para regresar porque estaba realizando trabajo humanitario en otras naciones.

Bhasha Mukherjee
Credit: DANIEL LEAL-OLIVAS/AFP via Getty Images

“Fui invitada a África, Turquía, luego a India, Pakistán y otros países asiáticos para ser embajadora de diversos trabajos de caridad”, mencionó Mukherjee al medio estadounidense CNN. “Sentí que esto es para lo que obtuve este título [de médico] y qué mejor momento para ser parte de este sector en particular que ahora me requiere”.

Como muchos otros británicos, se quedó varada en la India, debido a que el primer ministro de este país, Narendra Modi, canceló los vuelos e impuso un bloqueo en todo el país a causa del coronavirus. Ante su preocupación por lo ocurrido en Reino Unido, se vio obligada a hacer un llamado al Ministerio de Asuntos Exteriores para que la llevara a casa; así, logró arribar, el pasado miércoles, a su ciudad y con toda la disposición para unirse al nocosomio.

“No hay mejor momento para que yo sea Miss Inglaterra y [por consiguiente] ayude a Inglaterra en un momento de necesidad”, agregó. “Fue increíble la forma en que todo el mundo estaba celebrando a todos los trabajadores claves, y quería ser uno de ellos, y sabía que podía ayudar”.

Ahora, Bhasha Mukherjee ha vuelto a portar su uniforme médico y el título de reina de belleza deberá esperar en casa un momento mientras concluye esta crisis mundial ocasionada por el COVID-19.