El actor nos cuenta qué parte del cuerpo de su mujer es su favorita.

By Lena Hansen
May 11, 2017 11:25 AM

Miguel Varoni no tiene reservas al piropear a su esposa Catherine Siachoque. “Es muy fácil. Hablando claramente me fascina su parte trasera, la parte donde ella se sienta. Esa parte me mata desde el primer dia que la vi. Es una parte a la que estoy atraído. Me gusta, me enloquece”, cuenta risueño el actor y director argentino de 52 años.

¡Pero los elogios no paran ahí! “Su parte delantera, la pechonalidad, me fascina. Es algo único. Su olor, su cara, sus gestos. Estoy enamorado de mi esposa”, añade Varoni. “A nivel intelectual ella es mi equilibrio. Dios me dio la mujer con la que puedo balancear mi vida. Estoy enamorado del sentido del humor de ella. Me hace feliz. Llevo veintiún años siendo feliz”.

La protagonista de Sin senos sí hay paraíso de Telemundo —quien figura entre “Los más bellos” de People en Español este año— también le echa flores a su pareja. “Lo que realmente me enamoró de él es que es un hombre transparente, es bueno. Ya no queda tanta gente de verdad buena en la vida”, dice la colombiana de 45 años. “Es el mejor miembro de familia, es tan serio con su trabajo, determinante pero dulce. Físicamente me muero por su boca, los ojos y la nariz también”.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Siachoque figura en la categoría de ‘Selfie’ de la lista de bellezas este año y habla sobre la falta de autenticidad en las redes sociales. “Creo que la belleza es una actitud, es sentirse confiado, es aceptarse, es ser bello como uno es”, asegura la actriz. “Hoy en día con las redes sociales estamos viendo esta falsa realidad todo el tiempo. No nos podemos confundir. Ni las mujeres son tan flacas ni tan perfectas, ni la gente tan millonaria, ni todo el mundo se la pasa en fiestas, viajando o comiendo cosas deliciosas. Hay que hacer dieta, hay que trabajar, no todo el tiempo estamos flacos. Es bonito de vez en cuando tomarse una foto, pero no pensar que esa es la realidad. La realidad es sentirse bien y aceptarse”, concluye. ¡Bravo Cathy!

 

 

Advertisement


EDIT POST