La copresentadora de Primer Impacto (Univisión) Michelle Galván habla sobre el dolor de perder dos embarazos y da sus consejos a otras mujeres en la lucha por ser madres.

Por Lena Hansen
Marzo 11, 2019
Anuncio

Michelle Galván abrió su corazón a People en Español y confesó en exclusiva que ha perdido dos embarazos en su búsqueda de ser mamá. La copresentadora de Primer Impacto (Univision) habló del duelo tras perder a sus dos bebés en camino y aconsejó a otras mujeres con el deseo de ser madres a no rendirse. “La perdida llegó a los 5 meses, ya era un periodo gestacional muy avanzado. Ya sabíamos su sexo, lo habíamos visto [en monogramas], escuchado su corazón, todo”, dice Galván sobre perder a su primer bebé Lázaro ya entrando en el tercer trimestre de embarazo. “Las únicas fotografías que tenemos son del ultrasonido, no pudimos construir recuerdos. Nos quedamos con los brazos listos para recibirlo, con su ropa, con un espacio en nuestra familia, con su nombre”.

La presentadora mexicana y su esposo Fernando Guajardo también sufrieron meses después la perdida de una niña, a quien llamarían Roberta pero tampoco llegó a nacer. Si bien estas duras pruebas han sido muy dolorosas para la pareja, ambos siguen esperanzados de pronto ser padres por via natural y con fe que Dios los premiará con ese bebé que tanto anhelan.

“Es un luto desautorizado por nuestra sociedad. Como mujer cuando tienes una pérdida te desacreditan tu pérdida, la minimizan, te critican, te preguntan: ‘¿Cuantos meses tenías? Ay, un mes'. No saben lo que significaba para ti. Lo amas desde que sabes que es parte de ti”, dice sobre sentir un hijo en tu vientre. “El dolor es terrible”

Reponerse de ese duelo no ha sido fácil. “Cuando regreso a trabajar fueron unos días muy difíciles”, admite sobre regresar ante las cámaras de Primer Impacto después de perder a Lazaro. “Tuve que acudir a un psicólogo para tener ayuda porque yo me preparé durante muchos años para dar malas noticias, para presentar un noticiero, pero nunca me preparé para recibir malas noticias. El psicologo me dice: ‘Michelle, tenemos dos opciones para que no toques fondo: o haces ejercicio o te mando pastillas, tranquilizantes'. Le dije: ‘Yo quiero todo natural', entonces empiezo a hacer mucho ejercicio. El ejercicio me rescató de caer en una depresión muy fuerte”.

Ahondar en su espiritualidad y resguardarse en el amor de su esposo también han ayudado a sanar su alma. Galván enfatiza que comparte su historia para que otras mujeres —al igual que ella en la lucha por ser madres— no se rindan. “Acudan a un especialista, no cuantifiquen su pérdida así haya sido un mes, lloren a su bebé porque tuvo alma y pueden tener hasta corazón”, aconseja a otras mujeres que hayan perdido embarazos. “Forma parte de su familia, denle su lugar en la familia, denle un nombre. A nuestra comunidad quiero decirles que no juzguen tanto, que no minimicen ninguna pérdida, que autoricen este duelo porque nosotros nos llegamos a callar porque está desautorizado por los demás. Si no te tratas con un especialista, puedes tener a largo plazo más problemas”.

Galván sigue firme en su camino hacia la maternidad. “La fe ha sido nuestra columna vertebral”, concluye. “Me ayuda el hecho de que tengo que salir adelante. Siempre hay un nuevo comienzo y una oportunidad más para volver a intentarlo todos los días”.