Con cara de pocos amigos, la ex primera dama pasó de largo ante las cámaras que los esperaban y dejó a Donald Trump solo.

Anuncio

Si hay una persona que ha dado de qué hablar durante los cuatro años de mandato de Donald Trump ha sido su esposa, Melania, la única capaz de ponerlo en su sitio y hacerle desplantes en público sin importarle demasiado el qué dirán.

La ex primera dama lo ha vuelto a hacer. Ha sido a su llegada a Florida, donde establecerán su nueva residencia. Además de lucir un vestido de lo más alegre y colorido, nada que ver con el luto de su salida de la Casa Blanca, ha tenido un gesto que se ha hecho viral en todo el mundo.

La pareja bajaba las escaleras del avión para reencontrarse con los medios que los esperaban allí a su llegada. Mientras el que fuera presidente se paró sonriente frente a los focos, Melania no lo pensó dos veces y desapareció con la rapidez de un rayo sin dar mayor explicación.

Uno de los muchos gestos que demuestra la posible tensa relación que mantiene el matrimonio y que ha sido cuestionada durante su mandato.

Los memes y las publicaciones en tono de humor referidas a la colección de desplantes de Melania a su marido son ya todo un clásico de Twitter.

Con esta nueva puesta en escena queda claro que si bien su etapa en la presidencia acabó, hay otras cosas que parece no van a cambiar tanto.