Feliz y relajada, la primera dama Melania Trump comparte una jornada con niños de cuarto grado en el fabuloso escenario del Grand Teton National Park

Por Nohelia Castro
Octubre 07, 2019
Anuncio

Melania Trump visitó esta semana el Parque Nacional de Grand Teton, en el estado de Wyoming, como parte de su iniciativa Be Best. “Be Best” es una campaña pública promovida por la Primera Dama de los Estados Unidos para crear conciencia en pro del bienestar de los jóvenes y en contra del ciberacoso y el consumo de drogas.

Vestida de total black a su llegada, con pantalones estrechos y suéter, la nota de color en el atuendo la puso su abrigo, un plumífero beige, que Melania alternaría después con un look similar pero con una pequeña variación de color: pantalón y suéter de cuello alto en beige y plumífero de tono verde caqui, a juego con los rangers del parque.

Después de algunas actividades, la primera dama se deslizó con los niños de cuarto grado que le acompañaron durante su visita en una balsa río abajo por el Snake River. Al parecer el Río Serpiente recibió ese nombre por un error de interpretación de los primeros exploradores que se toparon allí con la tribu de los Shoshone y malinterpretaron los gestos de los indios con sus manos dibujando eses para hablarles en realidad no de serpientes sino de salmones.

El impresionante Grand Teton National Park ha sido el fabuloso enclave elegido por Mrs. Trump para promover que los niños pasen más tiempo al aire libre y su elección ha sido muy acertada. Es uno de los enclaves más bellos de Estados Unidos donde acampar, pescar, montar a caballo, caminar y disfrutar de la naturaleza en estado puro.

Al ser uno de los parques más espectaculares de las Montañas Rocosas, su ciudad de Jackson Hole atrae a los amantes de la naturaleza más salvaje y es además el lugar donde muchas celebridades optan por un segundo hogar. Kanye West y Kim Kardashian, Harrison Ford, Sandra Bullock, Brad Pitt, Pippa Middleton, Tiger Woods, Uma Thurman, Matthew McConaughey y muchos otros, se sienten allí felices en sus lujosos ranchos, atraídos por los pintorescos paisajes, la paz y la privacidad de la que disfrutan, los lujosos establecimientos que conlleva una estación de ski de primera clase y las galerías, museos y multitud de eventos culturales que se celebran a lo largo del año.