Pese a que Buckingham Palace corrió a desmentirlo, la agencia que les representa mantienen su palabra. Meghan Markle y el príncipe Harry ya aceptan ofertas de trabajo a través de la misma compañía que encumbró a las Kardashians. ¡La polémica está servida!

Por Nuria Domenech
Febrero 03, 2020
Anuncio

¡La cosa está que arde! Aunque Buckingham Palace se apresuró a negarlo, la evidencia continúa ahí. Al parecer ya podemos contratar a los Duques de Sussex para aparecer en eventos, aceptan sponsors y quién sabe qué más en el futuro. ¡El príncipe Harry y Meghan Markle continúan adelante y, según parece, sin el consentimiento de la reina Isabel!

Una famosa agencia de Beverly Hills, Fame by Sheeraz, la misma que encumbró a la fama a las Kardashians, lo confirmó en su cuenta verificada de Instagram:

“Sheeraz, Inc. admite propuestas para apariciones y patrocinios dirigidas al príncipe Harry y Meghan Markle. Clientes del Medio Este, India, Estados Unidos y Asia pueden enviarnos sus ofertas oficiales y las llevaremos directamente con ellos”, palabras que acompañaron por, entre otros, el hasghtag de “fama”.

Nos imaginamos la cara de susto de la reina Isabel al leer la noticia, cuando todavía está terminando de encajar el golpe de la partida de su rebelde nieto y tratando de terminar de dar forma a su acuerdo en torno al Megxit. Si bien se apresuró a desmentir la noticia en un comunicado oficial, negando que Meghan y Harry hubieran contratado a nadie, el post sigue publicado.

La empresa no solo no dió un paso atrás, en su cuenta de twitter lo dejaron aún más claro: “Recuerden que Meghan Markle era ya una actriz de Hollywood antes de ser princesa”. Comentario que habrá hecho que la familia real británica se llevara las manos a la cabeza.

La realidad es que los duques de Sussex dejaron claro que querían ser independientemente económicos desde un principio pero… ¿Ganar dinero a costa de su marca Sussex Royal en su propio beneficio? La polémica está servida.

Solo el futuro dejará claro el rumbo que está tomando esta joven y astuta pareja. Lo que es más que evidente es que los papás de Archie continúan con su sed de independencia y libertad, marcando su propia ruta.