Te contamos el intangible propósito de Año Nuevo que Meghan Markle se hizo justo antes de conocer al príncipe Harry y la forma en la que esto logró transformar su vida en un cuento de hadas... ¡Todavía estás a tiempo de incluirlo entre tus propósitos y ver qué pasa! ¿Te atreves a intentarlo?

Por Nuria Domenech
Enero 05, 2020
Anuncio

¿Escuchaste alguna vez la frase cuidado con lo que sueñas porque puede hacerse realidad? Nos impresiona un propósito de Año Nuevo que se hizo Meghan Markle justo antes de que su vida se transformara como en un cuento de hadas… ¡Todavía estás a tiempo de copiarlo!

Antes de conocer al príncipe Harry, Meghan siempre hacía su lista de propósitos al comenzar un nuevo año…. “Correr un maratón, dejar de morderme las uñas, dejar de jurar, volver a estudiar francés” aseguraba en su blog una Meghan de treinta y cuatro años, para después aclarar que jamás los cumplía.

“El maratón nunca sucedió, sigo maldiciendo cuando estoy quemada de trabajar o me tomo un par de tragos…” y aunque se compró un popular método para practicar otros idiomas, tampoco funcionaba. “Y en cuanto a morderme las uñas, sé que es poco femenino, pero me pasa si hay turbulencias en el vuelo o estoy estresada. ¡Como con las maldiciones! ¡Maldita sea!”, escribió con mucha simpatía.

Pero en el año 2016, harta de no cumplir nunca con ellos, se plantó: “Este año decidí tener un solo propósito: hacer espacio en mi vida para que entre la magia. Hacer planes y que no me importe si se rompen de vez en cuando. Ponerme metas, pero estar abierta al cambio…” y aconsejó a sus lectores hacer lo mismo.

Pocos meses después de pedirle magia al universo, la actriz Meghan Markle conoció en una cita a ciegas al príncipe Harry.

Se casó con el nieto de la Reina Isabel en una fastuosa boda de película…

El año pasado tuvo a su bebé Archie…

¿Así o más magia? ¿Será que ese propósito sí funciona? ¿Quién se anima a intentarlo? ¡Por probar no perdemos nada!