Una fuente cercana a la pareja revela que no hay competencia entre las cuñadas, pese a las posibles desavenencias entres los hermanos príncipes.

Por Nuria Domenech
Noviembre 21, 2019
Anuncio

Todo el mundo quiere saber lo que acontece alrededor de la relación entre estas dos jóvenes parejas, los duques de Cambridge por un lado y los duques de Sussex por otro.

Desde que el príncipe Harry pusiera el dedo en la llaga durante el documental de África en el que afirmaba que él y su hermano iban por caminos separados y a Meghan Markle se le saltaban las lágrimas al contar lo mal que lo estaba pasando al enfrentar su nueva vida, se desató la polémica y todos los ojos continúan puestos en los royals y la relación entre ellos.

Una fuente aseguró hoy a nuestra hermana anglo, la revista People, que aunque sí es cierto que hay cierta competitividad entre William y Harry, no es el caso para nada entre las cuñadas. Meghan y Markle, consideradas entre las mayores influencers de estos tiempos, tienen las cosas claras: “Meghan es muy consciente de que Kate será reina y los roles de ambas están muy claros”.

También afirma que Meghan ya era una persona hecha y derecha al llegar a la familia, mientras que Kate todavía estaba en collage y fue más modelable en torno a lo que se esperaba de ella al crecer junto a William. “Lo que les resulta difícil a ambas es el momento en que las ponen a competir. Eso si les resulta difícil. Meghan tiene su vida y Kate la suya”.

Para las duquesas, la vida gira alrededor de sus familias. En realidad, para Meghan Markle “la familia es lo primero y los cuidados de Archie”, quien todavía es un bebé con poco más de seis meses. William y Kate están a manos llenas con sus pequeños, el príncipe George de seis años, la princesa Charlotte de cuatro y el pequeño príncipe Louis de año y medio. Cabe resaltar que, durante las últimas semanas, han vuelto a crecer los rumores acerca de un posible embarazo de la esposa del heredero.

Mientras que William y Kate están obligados a llevar una vida mucho más pública por su destino como futuros reyes, Harry y Meghan están tomando distancia del ojo público porque así lo prefieren.

Por ejemplo, los duques de Sussex se niegan a revelar los nombres de los padrinos de Archie, o dónde Meghan dio a luz. “Están tratando de establecer nuevas reglas en lo que a su privacidad se refiere”.