Los duques de Sussex continúan el camino de su independencia de la realeza. Cierran sus oficinas de Londres y se quedan sin equipo, mientras debaten con estudiantes de Stanford en una lluvia de ideas para que les ayuden con su fundación.

By Nuria Domenech
February 15, 2020

A medida que pasan los días, va llegando la calma para los duques de Sussex, que poco a poco continúan con su vida independiente de la realeza tras el huracán, aunque trascienden pocas imágenes de sus salidas en público.

Ya tienen representantes que les cierran los negocios, están cobrando por apariciones públicas y continúan adelante con sus ideas caritativas en su noble deseo de dejar un mundo mejor para su pequeño Archie.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Lo que está claro es que la pareja no se ve regresando a su vida en el Reino Unido, ya que ahora trascendió que en enero cerraron sus oficinas despidiendo a quince de las personas que trabajaban en Londres para ellos.

Quizá por ese motivo, al carecer de su viejo equipo de trabajo, Meghan Markle y el príncipe Harry visitaron la prestigiosa Universidad de Stanford en California, una de las mejores de Estados Unidos. Allí participaron durante siete horas en un brainstorming con estudiantes y profesores para encontrar buenas ideas que les ayuden con su fundación.

La pareja más mediática de 2019 viajó esta vez en un vuelo comercial de Vancouver a San Francisco, ya que al parecer a su último evento en Miami volaron en avión privado, algo que ya levantó profundas críticas a la pareja en el pasado al no parecer coherente en su lucha por el medioambiente.

De momento, los duques de Sussex continúan con su vida tranquila retirados del acoso mediático en la medida de lo posible en Canadá, mientras que se contempla la idea de que en un futuro se muden a Los Ángeles, donde estuvieron buscando casa para este próximo verano, donde Meghan Markle vuelva a retomar su carrera de actriz cerca de la abuela materna de su bebé, el príncipe Archie.

Advertisement