Clases de yoga, celebraciones de cumpleaños y torneo de tenis: así ha sido el viaje de 'soltera de Meghan Markle a Nueva York.

By Mayra Mangal
September 09, 2019 12:00 PM

Meghan Markle ha concluído su sorpresivo viaje relámpago a Nueva York. La duquesa de Sussex acaparó miradas al acudir al Abierto de Tenis de Estados Unidos para presenciar la final de mujeres que disputó su amiga del alma, Serena Williams, contra la hoy campeona: Bianca Andreescu.

Las cerca de 48 horas que la esposa del príncipe Harry pasó en la Gran Manzana han sido objeto de mucha curiosidad y poco a poco se ha ido revelando lo que la exactriz de 38 años hizo durante su visita a la ciudad que la viera pasar por múltiples alfombras rojas.

Para comenzar bien su fin de semana, la duquesa se dio una escapada a Modo Yoga, un exclusivo estudio ubicado en el West Village de Manhattan. Ahí, la mamá de Archie Mountbatten se mezcló entre los aproximadamente 40 asistentes para tomar una sesión de la ancestral práctica proveniente de la India, según confirma The New York Post. La diseñadora Misha Nonoo, una de las mejores amigas de Meghan, fue la encargada de acompañarla en la clase.

Un testigo contó a la publicación que Meghan trató de pasar desapercibida en el estudio. "Algunos en la clase sí le sonrieron y le lanzaban miradas, pero por lo demás ellos no la molestaron para nada. Pero queda claro que ella es una yogui experimentada y que están en una forma increíble a pesar de ser nueva mamá".

El sábado por la tarde Meghan arribó al Estadio Arthur Ashe en Queens, donde presenció la final de mujeres. Desde el momento de su llegada la duquesa literalmente robó cámara al ocupar un puesto de honor al lado de la madre de Serena Williams, doña Oracene Price. Detrás de ellas se colocaron Venus Williams, hermana de la finalista, y la poderosa editora de Vogue Anna Wintour. Al final del partido Meghan se dio un momento para charlar con el marido de Serena, Alexis Ohanian.

Embed from Getty Images

Embed from Getty Images

Por si fuera poco, Meghan también se dio tiempo para festejar a su querido amigo Daniel Martin, maquillista de las estrellas a quien cariñosamente le mandó unos ricos cupcakes para celebrar su cumpleaños. Lógicamente Martin -quien fue encargado de arreglar a Meghan para su boda- compartió las fotos del bonito detalle en sus redes:

En este viaje Meghan quiso pasar lo más desapercibida posible, prácticamente incógnita, para poder disfrutar de sus pocas horas en la urbe sin distracciones.

Incluso, a diferencia de su viaje anterior, donde se celebró su baby shower y fue asediada por la prensa, la doña optó por alojarse en la lujosa mansión de su amiga Misha, ubicada en el mencionado barrio del Village, para evitar el asedio de la prensa, según confirma el Post.

"Ella estaba en Nueva York para apoyar a Serena, para ponerse al día con un par de amigos más, pero estaba decidida a mantener un perfil discreto y fuera del radar en la medida de lo posible", contó una fuente al mencionado diario. Al final parece que lo logró.

Advertisement