La duquesa se ha sincerado como nunca en una entrevista donde expresa el dolor y sufrimiento que está experimentando tras el acoso de los medios.

Anuncio

Primero era el príncipe Harry quien hace unos días se rompía en público al hablar de su mujer y su hijo. Ahora ha sido Meghan Markle quien no ha podido contener las lágrimas en una sincera entrevista. Como pocas veces hemos visto a un miembro de la casa real, la duquesa de Sussex ha compartido la dura experiencia que está viviendo tras el acoso y derribo de algunos medios de comunicación.

“No muchas personas me han preguntado si estoy bien, pero mi lucha es algo muy real que sucede detrás de las cámaras”, ha confesado al periodista Tom Bradby en una entrevista exclusiva para el canal británico ITV.

Los constantes ataques sumado a su reciente maternidad no han hecho precisamente fácil el poder llevar una vida tranquila, cien por cien feliz y sin preocupaciones junto a su familia.

“Cualquier mujer, especialmente cuando está embarazada, es realmente vulnerable, así que fue un reto, y luego cuando tienes un recién nacido, ¿sabes?, especialmente como mujer, es mucho”, declaró honesta y con la voz rota ante esta realidad que enfrenta cada día.

La entrevista, que fue realizada durante la gira de la pareja en África, también toca temas sensibles como Lady Di, una pérdida que sigue sin superarse y que como bien expresa Harry en este reportaje, también se trata de “una herida que supura”.

Tras el acoso mediático que persigue a su esposa desde que están juntos y especialmente tras su maternidad, Harry expresó a los medios en un comunicado que no quería volver a pasar por el mismo dolor que vivió siendo niño con su madre. La princesa del pueblo, como todos la llamaban, fue víctima de una persecución sin descanso que acabó con su vida bajo un puente de París.

“Perdí a mi madre y ahora mi esposa es víctima de las mismas fuerzas poderosas”, escribió. Su objetivo es poder poner punto y final a tanta expectación y emprender una vida feliz como pareja junto a su pequeño Archie. Son conscientes del interés que despiertan y así lo aceptan, lo que no van a permitir es que se traspasen los límites de la dignidad. Por eso si tienen que recurrir a la corte, como ya han hecho, no dudarán en ponerse manos a la obra.