Meghan Markle y el príncipe Harry vuelven a ser vistos con la familia real en las celebraciones del Jubileo de Platino de la reina Isabel II.
Anuncio
Meghan Markle with Savannah Phillips and Mia Tindall in the Major General's office
Credit: Goff/The Grosby Group

Después de dos años de haberse alejado de la familia real para establecerse en Estados Unidos, Meghan Markle y el príncipe Harry han vuelto este jueves al palacio de Buckingham para participar en las celebraciones del Jubileo de Platino de la reina Isabel II con las que se conmemora su ascensión al trono hace 70 años.

Si bien no acompañaron a la soberana en el balcón principal del palacio, a la duquesa de Sussex se le vio durante el tradicional desfile del estandarte o Trooping the Colour junto a otros miembros de la familia de la reina.

Durante el espectacular evento militar que presenciaron desde la oficina del mayor general con vista al patio de armas de Whitehall, Markle lució un elegante vestido azul marino y un sombrero blanco de ala ancha con un lazo azul marino del sombrerero británico Stephen Jones, según reveló el Daily Mail.

Mientras transcurría la ceremonia, Markle se encargó de entretener a algunos de los niños que estaban al parecer aburridos en el evento. En varias fotos aparece haciendo muecas, risas y gestos a las hijas de Peter Phillips y a las hijas de Mike y Zara Tindall.

Meghan Markle with Savannah Phillips and Mia Tindall in the Major General's office
Credit: Goff/The Grosby Group

Esta es una ocasión especial para Harry y Markle, no solo porque es la primera vez que se encuentran con la familia real luego de que asistieran juntos al servicio anual del Día de la Commonwealth en la Abadía de Westminster en marzo de 2020, sino también porque este sábado la pequeña hija de ambos, Lilibet Diana, celebrará su primer cumpleaños. También es la primera vez que la niña visita el país natal de su padre.

Las celebraciones por el Jubileo de Platino de Isabel II comenzaron este jueves y terminarán el próximo domingo. En un primer momento el príncipe Harry no se había decidido a asistir por cuestiones de seguridad, pero estaba valorando la posibilidad de volver a su país para que sus hijos se encontraran con la reina, según dijo a la prensa.

"Todavía no lo sé. Hay muchas cosas a tener en cuenta, como problemas de seguridad y todo lo demás... pero estoy tratando de que sea posible para que mis hijos la conozcan", sostuvo.

Se espera que Harry, Meghan y sus dos hijos asistan al Servicio de Acción de Gracias que tendrá lugar en la Catedral de St. Paul este viernes.