Los duques de Sussex tienen la difícil tarea de encontrar sustitutos para el legendario Scotland Yard. Te contamos los últimos detalles en torno al complicado y peligroso asunto de los muy necesarios guardaespaldas para Harry, Meghan y Archie.

Por Nuria Domenech
Abril 03, 2020
Anuncio

¡Meghan Markle y el príncipe Harry comenzaron oficialmente esta semana su nueva vida independientes de la familia real británica! Desde su nueva casa de Los Ángeles, donde se encuentran aislados ahora con el pequeño príncipe Archie por motivos del coronavirus, empiezan a organizar su nueva vida.

Mientras que esta semana Donald Trump, quien mantiene una conocida animosidad con la duquesa de Sussex desde hace tiempo y es fan total de la reina Isabel, anunció en twitter que Estados Unidos no pagaría por la seguridad de la pareja, ahora sabemos gracias al Daily Mail que el príncipe Harry y su familia ya tiene quien vele por su seguridad en Hollywood.

Según el diario británico, los duques de Sussex han examinado a fondo varias empresas para la dificilísima tarea de sustituir su estrecha vigilancia, salvaguardada hasta ahora por el mítico cuerpo policial de Scotland Yard, y dos compañías se salvaron de la criba: las mismas que cuidan de celebridades como Angelina Jolie, Brad Pitt, Madonna y Nicole Kidman.

Las personas entendidas en estos quehaceres aseguran que esto podrá costarles a los duques entre cuatro y cinco millones de dólares al año, algo que pese al considerable patrimonio de la pareja, supondría un gasto extraordinario a largo plazo.

Una fuente cercana a Buckingham aseguró al Daily Mail que el padre de Harry, el príncipe Carlos, estaría tratando de ayudarles a pagar sus gastos con su propio patrimonio personal, no el procedente del ducado de Cornualles, seguramente para evitar las críticas de los súbditos de la corona que ya elevaron sus voces en el pasado y, según dicen ellos, no son partidarios de que sus impuestos vayan parar a los caprichos de esta pareja rebelde.