George Northwood, el peluquero y confidente de la duquesa de Sussex, explicó las razones de cómo la esposa del príncipe Harry intentó convertirse en la princesa del pueblo y qué hizo para tratar de lograrlo.

Por Nuria Domenech
Abril 02, 2020
Anuncio

Aunque muchas fuentes aseguraron a los medios británicos que Meghan Markle se había fraguado muchos enemigos a su paso por el Reino Unido, una persona muy cercana a la duquesa de Sussex se ha deshecho en halagos al cerrarse el ciclo de su cargo oficial en la realeza: su peluquero, el afamado George Northwood.

Encargado de asesorarle en su imagen en infinidad de ocasiones a lo largo de estos últimos dos años, Northwood confesó en una entrevista a TheTelegraph que la esposa del príncipe Harry quería que los súbditos de la corona le sintieran cercana, y que qué mejor forma de hacerlo que a través de su look.

“Quería ser una princesa imperfecta, accesible, la princesa del pueblo con la que todos podrían identificarse”, aseguró Northwood. Llama la atención que ese era precisamente el sobrenombre, la princesa del pueblo, con el que su suegra, la fallecida Lady Di, pasó a la historia.

Para lograr esa cercanía con la gente, se esforzaron para que su cabello siempre fuera la nota más sencilla para no recargar sus atuendos. Una melena suelta, una simple cola de caballo, o los recogidos deshechos con las mechas enmarcando su rostro, como el que terminó luciendo en su boda. El “estilo californiano”, más relajado, siempre estuvo entre sus looks favoritos.

El peluquero más famoso entre las celebridades de Londres, también expresó que haber trabajado para una de las parejas más mediáticas del mundo fue un auténtico privilegio que nunca olvidará: “ellos me enseñaron mucho acerca de la igualdad, la diversidad y la salud mental”, mencionó.

También les deseó mucha felicidad en la nueva vida que acaban de comenzar y que era la que los duques de Sussex estaban deseando tener verdaderamente.