La duquesa de Sussex Meghan Markle vuelve a enfrentarse con la casa real según la prensa inglesa por su nuevo y caro capricho.
Anuncio

Parecía que la calma se había establecido en la casa real británica pero según el diario Daily Mail nada que ver. Un nuevo paso de Meghan Markle podría no haber sentado del todo bien a sus inquilinos por tratarse de un capricho innecesario.

La duquesa de Sussex estaría preparando una nueva fiesta de Baby Shower, una idea que no sido muy bien recibida por la familia de su esposo, según indica esta publicación. Teniendo en cuenta que el primero tuvo un costo de más de 350 mil libras, no parecen muy por la labor de que vuelva a producirse un derroche igual.

Independientemente de lo que piensen los demás, Meghan está decidida a hacerlo. En esta ocasión será menos costosa y contará con un número mucho más reducido de personas.

Los nombres que ya ocupan esa lista son los de Victoria Beckham y su madre Doria que vendrá directamente desde su casa de Los Ángeles. “Será una renión pequeña de unas cinco o seis personas”, apunta una fuente a dicho medio.

La idea inicial era celebrarlo en su residencia Frogmore Cottage pero parece que todavía está con las obras de renovación y no estará lista para la fecha de la celebración. Su primer Baby Shower se hizo en los Estados Unidos y duró casi cinco días.

La duquesa voló en un jet privado y la fiesta tuvo lugar en el hotel de Manhattan The Mark, uno de los más caros de la Gran Manzana. Entre otras personas acudieron Amal Clooney, esposa del famoso actor, y la tenista Serena Williams, gran amiga de la futura mamá.

Respecto al sexo del bebé, los rumores apuntan a que será una niña pero nada ha sido confirmado e incluso se dice que la pareja podría esperar a su nacimiento para hacerlo público. ¡Ya queda poco para desvelar ese gran secreto!