Los duques de Sussex tendrán que devolver cientos de regalos que recibieron por sus bodas y cuyo valor se estima en unos 9.3 millones ¿por qué no pueden quedarse con ellos?

Por Mayra Mangal
Mayo 30, 2018
Anuncio

La vida de los royals sí que es complicada. Además de sus sofisticadas reglas de etiqueta -a las que se está sometiendo a Meghan Markle por estos días- existe todo un protocolo que les rodea y que en ocasiones no les permite gozar de placeres simples de la vida, como los regalos de sus bodas.

Y eso es justamente lo que está sucediendo con la mencionada Meghan y su querido príncipe Harry. Según fuentes, los duques de Sussex tendrán que devolver cientos de regalos que recibieron por sus nupcias por no apegarse a las reglas establecidas desde hace años por la casa real.

En conjunto, los presentes tendrían un valor estimado de 7 millones de libras, es decir, unos $9.3 millones y tendrán que ser regresados con sus respectivas notitas de “gracias” a quienes los enviaron. Según el diario británico Express, los presentes incluirían ropa y objetos de distintas marcas británicas y de todo el orbe. Entre ellos se cuenta un juego de bañador para él y ella de la marca Bags of Love.

“Cuando se aceptan regalos, el consentimiento del Integrante de la Familia Real no deberá estar sujeto a una empresa que tenga que ver con explotar la imagen de dicho regalo con fines comerciales”, estipulan las normas reales del palacio de Kensington, publicadas en 2003.

Reglas similares aplican a todos los integrantes de la familia real británica, incluyendo a la propia reina, que anualmente reciben cientos de regalos y que se ven en la obligación de devolverlos o donarlos a obras de caridad. La única excepción es cuando el regalo es comestible o perecedero, entonces sí puede quedar en poder de los royals.

El que Meghan y Harry tengan que devolver los presentes tiene aún más sentido si recordamos que antes de sus nupcias la pareja dijo explícita y oficialmente que no querían recibir regalos, y que en su lugar pedían -a quienes así quisieran hacerlo- que hicieran donativos a las organizaciones caritativas que ellos mismos habían designado.

De acuerdo con el Express, figuras públicas como el prime ministro de Canadá, Justin Trudeau, así lo han hecho, y en su caso hizo un donativo de $50,000 a Jumpstart, una organización basada en su propio país, que ayuda a niños desfavorecidos a disfrutar del deporte.