Las diferencias entre la duquesa de Sussex y la familia real británica se han hecho notar nuevamente en un evento público donde han estado distantes.

By Teresa Aranguez
November 10, 2019 02:18 PM

Este fin de semana ha estado lleno de actos sociales para la casa real británica. Mientras el sábado acudían a un concierto en el Royal Albert Hall de Londres, este domingo la familia al completo ha acudido a celebrar el Día del Recuerdo.

Se esperaba ver la interacción de las cuñadas, Meghan Markle y Kate Middleton y también entre la esposa de Harry con su abuela la reina Isabel. Pero no fue así. La duquesa de Sussex no se sentó en el mismo balcón que ellas, ni en el de Camila Parker.

Las pequeñas dimensiones de estos espacios no hicieron posible la cercanía física, pero la separación de Meghan levantó sospechas de por qué al menos no se intentó, especialmente conociéndose los rumores de enemistad que circulan.

Los especialistas en casas reales apuntan que todo depende del lugar que se ocupa en la familia, y quizás la feliz mamá no es tan prominente como las otras mujeres, que llevan más tiempo en ese círculo. Fuentes cercanas confirmaron el año pasado a la revista PEOPLE que nadie diseña la situación en los asientos de una manera concreta, así que no habría por qué ser malpensados.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Sin embargo, la ruptura entre hermanos, la separación oficial de sus oficinas y el distanciamiento evidente entre ambos matrimonios podrían haber sido una razón de peso para que no se sentaran juntas.

En lo que sí coincidieron fue en la sobriedad de sus trajes, siempre oscuros. La solemnidad de la celebración así lo requería y toda la familia estuvo, al menos, de acuerdo en eso.

Advertisement