La polémica con la familia real británica persigue a los duques de Sussex, aún estando del otro lado del charco.

Por Nuria Domenech
Febrero 03, 2021
Anuncio

Cuando Meghan Markle pensaba que por fin estaba lejos de cualquier nueva polémica con la familia real británica,  después de poner un océano por medio y volver a California junto a su príncipe de carne y hueso, Harry, y el bebé de ambos, el escándalo vuelve a sacudirle muy a su pesar.

Se ha descubierto que en la partida de nacimiento del pequeño Archie hubo un cambio muy significativo, cuando todavía los duques de Sussex eran parte de la realeza, después de que su bebé naciera el 6 de mayo de 2019.

Si bien en primera instancia el nombre que figuraba escrito de su mamá era "Rachel Meghan, Su Alteza Real la Duquesa de Sussex" el seis de junio, alguien se ocupó de que el nombre de la actriz desapareciera y quedara sencillamente escrito "Su Alteza Real la Duquesa de Sussex". El diario The Sun acusó a la esposa del príncipe Harry de haber llevado a cabo dicho cambio, algo que ella se apresuró a desmentir en un comunicado.

Credit: Photo © 2020 Backgrid/The Grosby Group

Los representantes de la pareja, que vive ahora recluida en Montecito, cerca de Santa Bárbara,  afirmaron rotundamente que: "el cambio de nombre de los documentos de 2019 fue dictado por palacio y no fue solicitado por Meghan, ni por el duque de Sussex". Rídicula y ofensiva, así tacharon la idea que sugería que ellos quisieran hacerle un desplante así a la familia real.

El Palacio de Buckingham ha guardado silencio, pero extraoficialmente  una fuente aclaró a The Sun que quien cambió el nombre entonces fue la antigua oficina de los duques, "que tenían cuando eran miembros activos de la familia real".

También dijo que con ello se quería lograr "garantizar la coherencia del nombre y el título de la duquesa con otros documentos privados".

Al parecer, pocos días después de este cambio, los jóvenes papás abandonaron el equipo de trabajo que compartían con los duques de Cambridge y dejaron el palacio de Kensington para independizarse.