Marta Lucía Ramírez, vicepresidenta y canciller de Colombia, mostró su disgusto con J Balvin por promover acciones que violentan a la mujer.

Anuncio

El pasado 7 de septiembre, J Balvin lanzó el tema titulado "Perra", donde se muestran imágenes de aparecen mujeres, con maquillajes de caninos, gateando y con cadenas amarradas al cuello. Este acto no ha sido del agrado de Marta Lucía Ramírez, vicepresidenta y canciller de Colombia, de donde es originario el cantante, por lo que se pronunció al respecto.

"El artista [J Balvin] utiliza imágenes de mujeres y de personas afrodescendientes, grupos poblacionales de especial protección constitucional, a quienes presenta con orejas de perro. Además, mientras camina, el cantante lleva a dos mujeres afrodescendientes amarradas con cadenas del cuello y arrastrándose por el piso como animales o esclavas", mencionó Ramírez en un comunicado. "Como si esto fuera poco, la letra de la canción tiene directas, abiertas expresiones sexistas, racistas, machistas y misóginas que vulneran los derechos de las mujeres comparándolas con un animal que se debe dominar y maltratar; con expresiones que no vale la pena repetir".

De acuerdo con la política, se debe evitar normalizar este tipo de situaciones que vulneran todavía más al gremio femenino. "Inadmisible que se sigan replicando conductas de esta índole: aberrantes, abominables, que atentan contra la dignidad de las mujeres, que envían señales equivocadas ante el país y ante el mundo", advirtió. 

J Balvin
J Balvin
| Credit: Kevin Winter/Getty Images for LARAS

"Cosificar a las mujeres es fracasar como sociedad, por tanto, no podemos permitir que, este tipo de comportamientos, signifiquen un retroceso en todos los avances que hemos logrado recientemente, rumbo a la equidad", agregó. "[Este tipo de hechos] ameritan acciones contundentes de respuesta porque reproducen, incitan y justifican la violencia contra la mujer al promover la vulneración de sus derechos, la afectación a su dignidad y la normalización de posturas o imaginarios denigrantes que interiorizan, subvaloran y cosifican su cuerpo y las muestra como un objeto de propiedad de los hombres".

Marta Lucía Ramírez invitó a J Balvin y a "la industria musical y discográfica a suscribir un pacto que incluya diversos compromisos para la promoción de los derechos de las mujeres en la música".