La exactriz de telenovelas Maritza Rodríguez está iniciando una nueva etapa de su vida en Israel y a través de las redes sociales explicó el motivo detrás de esta decisión.
Anuncio

Maritza Rodríguez –hoy conocida como Sarah Mintz tras su conversión años atrás al judaísmo ortodoxo – escribe con ilusión un nuevo capítulo en su vida.

La exactriz de exitosas telenovelas de Telemundo como Marido en alquiler y Silvana sin lana dejó atrás recientemente el continente americano para instalarse en Israel en compañía de su esposo, el ejecutivo de televisión Joshua Mintz, y sus hijos, los gemelos Akiva y Yehuda.

"Estoy plena, estoy muy contenta, estoy muy ilusionada de todas las cosas buenas [que están por venir]", expresó este lunes la ahora coach de vida desde su nuevo lugar de residencia.

La retirada actriz y su familia aterrizaron en el país hace tan solo 4 días, por lo que apenas están acomodando el que será su nuevo hogar durante los próximos años.

"Es acogedora, es pequeña, es simple, es básica, pero creo que el mundo necesita otro tipo de experiencias más internas, más profundas, y eso quiero tener, sentido de vida", comentó sobre su nueva casa en Israel. "Las prioridades cambian mi querida gente, mi vida tiene otro color, mi vida ahorita tiene otro sabor, mi vida ahorita es plenitud […]", aseveró.

Sarah Mintz
Sarah Mintz, su esposo y sus hijos llegan a Israel
| Credit: Instagram Joshua Mintz

Sobre el motivo que la llevó a tomar la decisión de fijar su lugar de residencia en Israel, la que fuera villana de exitosas telenovelas explicó que se juntaron varios factores, entre ellos el deseo de que sus hijos puedan tener la libertad de vivir como judíos ortodoxos.

"Se juntó el sueño de mi esposo, el sueño de que mis hijos crezcan en un lugar donde tengan la libertad de vivir como judíos con lo que conlleva una vida de Torá, que puedan tener la libertad de andar, simplemente de estar, de ser, y creo que este país le puede ofrecer a mis hijos un alto nivel de educación, un alto nivel de Torá, un alto nivel de amor por Israel y obviamente van a tener un nivel cultural grandísimo", compartió.

"Definitivamente cuando uno es padre, cuando uno es madre, uno piensa mucho en los hijos. Los niños están tan contentos, a ellos les gusta, les gusta mucho el shabat, les gusta la comida khoser… Ellos ya tienen muy integrado su vida con Torá", agregó.

Sarah, que cuenta más de 1 millón y medio de seguidores en Instagram, reconoció que ha sido "muy lindo" contar en todo momento con el apoyo de sus padres, hermanos y amigos a la hora de tomar esta decisión.

"Muchos estarán preguntando: '¿No te costó mucho dejar a mamá, papá, hermanos, todo? Y les contento: 'Jamás pienso en lo que dejo, siempre estoy pensando en lo que voy a trascender, en lo que voy a crecer'. Siempre he pensado que nosotros los seres humanos podemos trascender espacio tiempo y tenemos esta tecnología que nos permite estar cerca […]", dijo.