La retirada actriz colombiana es madrastra de dos jóvenes mayores de edad: Alex y Daniela. ¡Conócelos!

By Moisés González
May 15, 2018 08:17 AM

Maritza Rodríguez, ahora Sarah, debutó como mamá en 2014 con el nacimiento de sus gemelos Akiva y Yehuda, fruto de su sólido matrimonio con el ejecutivo de televisión Joshua Mintz. Pero, antes de que eso sucediera, la exactriz colombiana ya era ‘madrastra' puesto que cuando se enamoró de su esposo este ya tenía dos hijos jóvenes de una relación anterior: Alex y Daniela, quienes viven en Estados Unidos.

El varón, Alex, no se aleja demasiado de la profesión de su progenitor ya que acaba de graduarse en la mejor escuela de comunicación de UPenn, The Annenberg School for Communication, según presumió con orgullo recientemente Joshua a través de las redes sociales.

En su biografía de Instagram el joven tiene escrito ‘futuro presidente y siempre feminista".

Daniela, por su parte, ya es una joven independiente que ejerce su carrera en Washington D.C.

"Es otro orgullo para su papá", expresó Mintz por medio de su perfil de Instagram.

Si bien no suele compartir fotos de sus hijastros en las redes sociales, todo hace pensar que la retirada actriz se lleva de maravilla con los dos jóvenes ya que el ejecutivo de televisión ha compartido alguna que otra foto en la que aparecen todos reunidos como una familia feliz.

"Mi familia completa. Una noche padrísima. Todos estos Mintz juntos. Mis dos generaciones", escribió Joshua junto a una instantánea familiar que publicó a finales del año pasado.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

En los últimos meses la vida de Maritza Rodríguez ha dado un giro de 180 grados. La que fuera protagonista de la exitosa telenovela Silvana sin lana abrazó al judaísmo ortodoxo moderno, se retiró del mundo de la actuación y se convirtió en coach de vida, profesión que ahora ejerce.

"Su conversión empezó en noviembre del 2016. Ya habían nacido los niños. Nosotros habíamos hecho una conversión anterior por el movimiento conservador, pero Sarah decidió que haría su conversión ortodoxa. Después de preguntarle a muchos rabinos decidimos que la mejor manera de hacerlo era que fuera a estudiar a Israel donde está el centro del judaísmo desde hace cinco mil años. Sarah se fue a vivir a Israel con los niños por cinco meses, ahí tomó cursos intensivos diarios en ingles y español", contaba su esposo en una entrevista exclusiva con People En Español.

Advertisement