El cantante de Camila, Mario Domm, confesó que tocó fondo en un momento de su vida y gracias a ello descubrió la ayahuasca.

Por Nohelia Castro
Octubre 07, 2019
Anuncio

Mientras lanza su nuevo trabajo discográfico Hacia adentro, el cantante de Camila, Mario Domm confesó que tocó fondo en un momento de su vida y gracias a ello descubrió la ayahuasca. Una planta para unos medicinal, para otros un potente y peligroso alucinógeno, y para el cantautor la responsable de su nueva vida, una vida más plena y feliz que la anterior.

¿Por qué tocaste fondo?
“Hubo un asedio muy grande por la prensa en un momento de mi vida. Empecé a tener ataques de ansiedad muy duros, de 16 horas sin parar, el único momento donde yo no tenía ataques de ansiedad es cuando subía a cantar y era porque mi respiración era buena por tratar de cantar bien, entonces ahí se bajaba toda la ansiedad”, dijo a MezcalTV. “Ese ‘tocar fondo' me hizo dar cuenta que estaba fijando mi atención y poniendo mucha energía en las cosas que no me iban a hacer feliz. Comencé a hacer meditación, hice lo que es un rito que es muy importante que se llama ayahuasca”.

¿Cómo te ayudaba la ayahuasca?
“Cuando yo hago meditación y logro conectar, llego como al cinco por ciento, y cuando uno toma la ayahuasca llegas al cien por ciento en veinte minutos. Muchos dicen que es peligroso su consumo, que es un alucinógeno peligroso. Cuando lo hice, las veces que lo he hecho me di cuenta que no es un alucinógeno, sino más bien cuando uno está ingiriendo la planta se desprende un líquido que se llama DNT, que se desprende solamente cuando naces y cuando mueres”, relató.

“Entonces cuando ingieres ayahuasca se desprende estando vivo, entonces mueres por un segundo; no físicamente, sino tu espíritu se te resetea y es una oportunidad bien bonita. Empecé a componer canciones diferentes, me volví una persona más serena, dejé de ser celoso, me volví una persona mucho más familiar”.

El cantante está tan seguro de que no supone ningún peligro que incluso se lo daría a sus hijos. “Es un rito que en Brasil y en Perú se le da a los niños”.