Desde su nacimiento, Maribel Guardia sufre un padecimiento con el que ha tenido que lidiar hasta la fecha. Ahora, la actriz explica qué le sucede y cómo ha podido sobrellevarlo.
Anuncio

Si bien Maribel Guardia se aprecia físicamente como una mujer muy sana y saludable, y a sus 62 años también muestra una rostro y cuerpo jovial, no todo es perfecto. La actriz sufre una enfermedad desde su nacimiento, se trata de disautonomía y según explicó "es un problema de los vasos delatores que no oxigenan bien el cerebro" y lo detectó cuando ya era adulta.

"Soy disautonoma de toda la vida", reveló Guardia a los medios de comunicación. Nací con ella. Me di cuenta porque siempre que hacía, como tomaba agua, primero me sentía media contentona, como si estuviera medio drogada y luego, bolas periquín al suelo, perdía el conocimiento [y me desmayaba]. Y cuando iba a aerobics, en aquella época, todas iban a la izquierda y yo a la derecha. Toda perdida. Hasta que me hicieron unos exámenes".

Para tratar de palear la enfermedad debe llevar ciertos cuidados que le controlan los niveles de sodio.

"Por eso no tomo agua, porque el agua me deslava totalmente el sodio del cuerpo y pierdo el conocimiento. Entonces, en el día tomó mucho refresco para deportistas. En la noche puedo tomar agua. Se me baja la presión; soy de presión muy baja", explicó. "Tomando refrescos para deportistas la libro. Puedo tomar mucha sal, la sal está mal para mucha gente, pero para mí es buena. Como muchos cacahuates y cosas que contengan mucha sal porque me mantienen el sodio alto".

Maribel Guardia, look del dia
Credit: Instagram/Maribel Guardia

Cuando Maribel Guardia se enteró de que Yuri sufre el mismo padecimiento, trató de apoyarla. "Le hablé a Yuri. Porque le digo 'oye amiga ¿cómo es eso que te estás muriendo?'. 'Yo la libro, pero no me estoy muriendo'. Me dijo que la de ella es diferente. La de Yuri es peor porque la mía me baja la presión y a Yuri se le sube la presión al cielo; entonces, de la nada, de estar acostada, se le puede subir la presión altísimo y eso sí es muy peligroso. La mía es baja, por eso pierdo el conocimiento", concluyó.