Con los ojos vidriosos, la periodista cuenta cómo fue el angustioso momento del atropello del perrito de su hija Lara y advierte cómo prevenir una situación así. "Fue una cosa horrorosa".

Por Teresa Aranguez
Agosto 13, 2020
Anuncio

Si hay una persona que ha demostrado amar a los animales, esa es María Celeste Arrarás. En su familia, además de contar con tres hijos maravillosos, también incluye a sus diversos perritos, sus fieles compañeros de vida a los que ha adoptado para dar una nueva oportunidad.

Esta semana la periodista vivía un angustioso capítulo al ver como Aspen, el can de su hija Lara, era atropellado en la carretera. Después de dos días hospitalizado el peludito ha sido finalmente operado y la conductora nos ha puesto al corriente de su estado de salud.

"Aspen se fracturó el fémur y debido a eso se pulverizó la bola que va en la cadera y que hace que la pierna rote. Cuando nos dijeron eso, pánico total, Lara llorando porque pensaba que su perrito ya no iba a caminar", recordó con tristeza en una grabación para su perfil en Facebook.

Los médicos no han perdido la esperanza de que el cachorrito pueda volver a correr y andar, pero no va a ser un proceso fácil. Requerirá, además de esta operación, de unos cuantos meses de terapia intensiva. "Estamos dispuestos a hacerlo, por supuesto", dijo tajante María Celeste.

Todo ocurrió cuando ella y su hija se disponían a pasear a sus chiquitines, Aspen y Archie. Mientras la presentadora avanzaba con su consentido, Lara, se quedó atrás para ponerse la mascarilla y finalmente sacar a su perrito del coche. "Aspen vio que Archie y yo nos fuimos corriendo y cachorrito al fin, se alborotó, hizo una cosa que hacen los perros cuando se quieren zafar del collar, que es que mueven la cabeza así y se salen de él, y salió corriendo detrás de mi y de Archie", rememora.

María Celeste recalca que Aspen tenía su collar puesto pero no pudo controlar las ganas de salir detrás de su hermanito y finalmente lo consiguió. Desgraciadamente en ese momento pasaba una camioneta que le golpeó. "Fue una cosa horrorosa que no me gusta recordar, pero se podrán imaginar cómo fue para mi ver a ese angelito siendo arrollado por un auto y cómo chilló", dijo con muy afectada.

Es por ello que quiso compartir algo que puede ayudar mucho a las personas que tengan perros. Debido a la posibilidad de que se escapen llevados por el entusiasmo del paseo, hay unos collares especiales que evitan esa situación y, por tanto, incidentes como el que su familia acaba de vivir.

El pequeño sigue en el hospital a la espera de su recuperación, que estamos seguro llegará más pronto que tarde. Mientras ocurre, mandamos a ese angelito todo nuestro amor y fuerza para que salga adelante y volvamos a verle correr. Es joven y tiene una familia maravillosa, así que estamos convencidos de que todo saldrá muy bien. ¡Ánimo precioso Apen!