La periodista compartió la dura experiencia que vivió su hija con un novio abusador y qué hizo como madre para salvarla de la tragedia. "Peleamos por ella y la sacamos".

Por Teresa Aranguez
Noviembre 12, 2020
Anuncio

Con motivo del caso de Eleazar Gómez y los testimonios de algunas de sus exparejas por supuesto maltrato, María Antonieta Collins y Karla Martínez conversaron en Despierta América de este tema tan sensible que afecta a tantas personas en el mundo.

Mientras entrevistaban a Jeanette Karam, expareja del actor, la veterana periodista revivió uno de los capítulos más duros de su vida cuando su hija, Antonietta Collins, sufrió maltrato por un exnovio a los 17 años.

La conductora relató este duro episodio en su libro Cuando el monstruo despierta en el que dio detalles del infierno que les tocó vivir en primera persona con esta lacra social que sigue teniendo infinitos casos. "Fue un proceso muy difícil, yo me di cuenta desde el principio, había moretones, había cosas y ella encubría", comenzó la también escritora sobre lo que presenció.

Es lo que tiende a ocurrir en estos casos, la víctima suele ser la última en reaccionar. Uno por miedo, dos, por amor a la pareja y a la esperanza de que cambie, algo que nunca ocurre.

El instinto de madre que se olía el peligro que corría su hija hizo que peleara por ella y por sacarla de ese túnel oscuro y sin salida en el que estaba metida la entonces adolescente. "Hoy Antonietta hace casi 20 años quedó libre de aquello porque la sacamos del lugar, la sacamos de Miami, la sacamos de la Florida donde tenía una beca para estudiar y pusimos distancia geográfica hacia Ohio", recordó la presentadora.

Cuando María Antonietta llamó a su hija, hoy en día una respetada presentadora del canal ESPN, para pedirle permiso y poder hablar sobre el tema en el programa, Antonietta le dio un sí inmediato junto con un mensaje para todas las víctimas. "Nadie tiene culpa de esto. Sucede a cualquier edad", le transmitió.

Madre e hija también resaltaron lo importante del papel de los familiares y su actuación inmediata. Cuando se es víctima, usualmente se oculta por vergüenza, pero la familia y amigos tienen que actuar sin perder tiempo en el momento que vean o sientan cualquier señal.

"Nosotros, todos en familia, fuimos, peleamos por ella y la sacamos", concluyó. Un final feliz que no todo el mundo puede contar. Este sincero testimonio puede servir de gran ayuda y orientación a las personas que pasan por lo mismo. Gracias compañera por compartirlo con tanta verdad.