La esposa del exmarido de la actriz venezolana volvió a compartir fotos de la primogénita de Gaby a través de las redes sociales.

Por Moisés González
Julio 21, 2017
Anuncio

Muchos pensaron que tras la controversia generada días atrás Paulina Bevilacqua, la madrastra de la hija de Gaby Espino, dejaría de compartir imágenes de la primogénita de la actriz venezolana, al menos hasta que pasara la tormenta. Nada más lejos de la realidad.

El pasado jueves la esposa del exmarido de Espino publicó nuevamente una foto de la niña que volvió a revolucionar por completo las redes sociales. En la instantánea Bevilacqua aparece posando en bikini con la menor.

La imagen, que obviamente no es actual ya que la niña no se encuentra con su progenitor en estos momentos, superó en pocas horas los 30 mil ‘me gusta', convirtiéndose en una de las fotos con más ‘likes' del Instagram de Paula.

Un detalle que no pasó desapercibido entre las fans de Espino. “Ninguna foto de Paula alcanza 15 mil likes en dos horas, solo si sube de Oriana. Ahí está el negocio”, señaló una persona.

La instantánea de Bevilacqua, como era de esperar, generó numerosos comentarios, a favor y en contra de que publique imágenes de la primogénita de Espino. Pero ninguno tan sensato como este:

“Me encantas como eres con la hija de Gaby, pero me parece que publicar diariamente imágenes de la pequeña puede ocasionar problemas con su madre que también me encanta. [Ella] casi nunca [lo] hace me imagino para preservar la intimidad de la niña que en su corta edad es importante preservar. Se ve que la adoras, no hay ninguna duda, pero por respeto a la niña deberías hacerlo más privado. Tus niños son diferentes porque son los tuyos y de tu esposo. Cuando hay hijos de una antigua es mejor quererlos pero respetarlos a la vez”, le recomendó una de sus seguidoras.

Coincidencia o no, lo cierto es que pocas horas después de que Bevilacqua compartiera la imagen Gaby publicó varios mensajes en Twitter que dan mucho que pensar.

“Chicas dejen el alboroto, eso es lo que esas personas desean. No hagan caso, ellos no existen. No le den importancia. No se dan cuenta que lo que quieren y necesitan es atención”, escribió.