El actor de 38 años se volvió a meter en la piel del travieso Kevin McCallister para las navidades ¡Y todo ha cambiado!

Por Mayra Mangal
Diciembre 20, 2018
Anuncio

El 16 de noviembre de 1990 debutó en cines la película navideña Home Alone que inesperadamente catapultaría a la fama mundial a un pequeño actor rubio llamado Macaulay Culkin.

Su inolvidable papel como el travieso Kevin McCallister, quien queda solo en casa y a merced de unos ladrones cuando su familia se va de vacaciones a Francia, se convirtió en su rol más memorable y por el cual hasta la fecha se le recuerda.

Ahora, Culkin -quien en años recientes ha destacado más por su bizarro aspecto que por su trabajo histriónico- se ha vuelto a meter en la piel del travieso niño para promover el app Google Assistant en un comercial que en solo pocas horas ha superado los 7.7 millones de vistas.

“¿Alguna vez se han imaginado cómo se vería Kevin McCallister de adulto? Yo tampoco. Pero por si acaso sienten curiosidad entonces tienen que ver esto #ad”, dijo este miércoles por medio de un tuit el actor de 38 años residente en Nueva York para compartir el clip que en sus redes, donde ya suma más de 400,000 “likes”.

Algunos respondieron con memes manifestando su felicidad:

Míralo hace 28 años:

“Me da gusto ver que estés bien”, dijo un fan en Twitter como señal de aprobación del clip. “¡Este es el mejor comercial de la historia!”, exclamó otro. “Ya vi el comercial 10 veces, es simple y sencillamente mercadeo genial”, aseguró un tercero.

Curiosamente por años Culkin ha confesado que el papel del travieso Kevin se ha convertido en una especia de fantasma que le persigue pues incluso en restaurantes le piden que haga la clásica carita del “angelito” con las manos sobre sus mejillas, cosa que a él no le hace nada de gracia.

Además está el tema de la enorme fortuna que esta cinta y sus secuelas generaron y que fue motivo, en parte, de que la relación de Culkin con sus padres se fracturara. El pleito fue tal que cuando él era aún un adolescente se “divorció” legalmente de sus progenitores.