Ludwika Paleta abre su corazón y confiesa que la carrera actoral es difícil y "bastante ingrata", lo cual le ha hecho dudar de si está en el camino correcto.

Por Carolina Amézquita Pino and Carolina Amézquita Pino
Agosto 04, 2020
Anuncio

Si bien la carrera de Ludwika Paleta inició cuando tenía 11 años y ha logrado posicionarse como una respetada actriz de cine, teatro y televisión, la protagonista de la teleserie La querida del centauro confiesa que esta carrera ha tenido sus complicaciones y llegó un momento en el que quiso renunciar por completo a esta profesión para dedicarse a otra cosa.

“Hubo un momento en que tuve que decidir si quería seguir actuando y tenía que estudiar o dedicarme a otra cosa”, confesó Paleta al diario mexicano El Universal. “Porque había muchas que no me gustaban, como si quería ser necesariamente famosa o hacer telenovelas, o hacer los proyectos para los que me estaban buscando por mi tipo de físico y así”.

IG/Ludwika Paleta

Pese a todo, la intérprete de Estefanía Bouvier de Castañón en la telenovela Abismo de pasión ha continuado trabajando y combina sus proyectos de trabajo con su labor como esposa y madre de tres hijos. Ambas facetas son importantes para ella, quien en otros momentos ha asegurado que actuar “se convirtió en parte de mi vida”.

“Sí creo que ha habido un momento en mi carrera que no sé si me he peleado con el cine y la actuación”, agregó. “Sí me enojan ciertas cosas que no entiendo, pero así son, digo, es una carrera bastante ingrata de pronto”.

Mezcalent

De momento, Ludwika Paleta está a la espera del estreno de su próxima película que lleva por nombre Amores modernos, la cual será una de las primeras cintas mexicanas que llegará a las salas de cine cuando se reabran.

“La gente esta ávida de tener cierto tiempo de entretenimiento y creo que las cosas deben volver poco a poco”, comentó. “La economía se tiene que reactivar, se han tomado las medidas necesarias de seguridad y todo va a estar bien si somos prudentes”.