¿Por qué Lucero y Mijares tomaron la decisión de televisar su boda? La cantante hace frente a esa y otras polémicas.

Por Carolina Amézquita Pino
Agosto 05, 2020
Anuncio

El 18 de enero de 1997, Lucero y Manuel Mijares contrajeron nupcias y el enlace fue transmitido en vivo por Televisa. A partir de ese momento, las especulaciones sobre un posible contrato matrimonial entre la pareja estuvieron presentes hasta su divorcio. Ahora, la cantante acepta que “han habido muchas especulaciones alrededor de esto” y explica por qué decidieron que su boda fuera televisada.

Credit: Rodrigo Varela/WireImage

“Empecé mi carrera en Televisa hace muchos años, el señor [Emilio] Azcárraga, al que mucha gente le decía el Tigre, en paz descanse, tenía un cariño muy lindo por mí y yo por él”, relató Lucero en su podcast en Spotify. “Cuando se entera de que estamos por casarnos, fue cuando me dijo: ‘A mí me gustaría mucho que toda la gente en México pudiera verte el día de tu boda, que pudiera verte casándote’ ”.

Credit: mezcalent

La también actriz consideraba que era una hermosa idea, pero difícil de cumplir. Por ello, el entonces dueño de la televisora consideró que sería ideal transmitirla en vivo.

“Me dijo: ‘Justamente es lo que estoy pensando: no se puede invitar a todas las personas que quisiéramos verte, que quisiéramos que te vieran el día tan importante en tu vida, pero nos gustaría mucho poderlo transmitir en la televisión’ ”, agregó. “Nos casamos perdidamente enamorados, felices, con la ilusión de formar una familia. Los dos estábamos solteros en ese momento, nunca nos habíamos casado antes y era nuestra máxima ilusión, nuestro sueño, nuestra boda”.

Lucero aprovechó para desmentir las especulaciones sobre su vida marital. Asegura que con Mijares “fuimos tan felices” y ahora son amigos.

“Se inventó que Manuel [Mijares] y yo teníamos un contrato y que nos casábamos por haber firmado un contrato, la exclusiva de pasarla en la televisión. Tanto se dijo, tantas historias y leyendas que se van inventando, y se decía que casi, casi en el contrato se decía cuántos hijos teníamos que tener y cuánto tiempo de matrimonio teníamos que cumplir antes de separarnos”, advirtió. “Puras bobadas, puras cosas fuera de todo contexto. Imposible sería comprometerse en un contrato a tener hijos, algo tan sagrado”.