La presentadora de Univisión María Fernanda López revela en exclusiva cómo rebajó más de 50 libras, compartiendo sus tips de ejercicio y nutrición.

By Lena Hansen
June 18, 2019 11:52 AM

 

Como muchas mamás, María Fernanda López aumentó unas 60 libras durante sus embarazos de sus hijas Valentina, de hoy 6 años, y Valeria, de 8. Si bien vivió varios años batallando con el sobrepeso, el verano pasado comenzó un nuevo regimen que la ha hecho adelgazar 55 libras. La periodista ganadora del premio Emmy comparte en exclusiva sus tips con People en Español y revela cómo ha cambiado su vida.

Cortesía de María Fernanda López

“Estaba cansada de pelearme con el clóset, de mirarme al espejo y no gustarme lo que veía en el reflejo, de criticar lo que veía en mi misma en televisión”, confiesa. “Me sentía la ‘gordita’ del noticiero. Me sentía insegura de mi imagen. En un medio en el que el trabajo exigen verse bien en cámara y la misma audiencia puede ser muy cruel, llegué a recibir comentarios insultantes de cómo me veía. Además veía con mucha melancolía fotos mías del pasado en las que lucía delgada y me preguntaba a mi misma cuando volvería a estar así. Lo que me hizo decir ‘basta ya’ fue ver una foto mía en la que me veía de espaldas en el cumpleaños de mi hija mayor en agosto del año pasado. Me veía tan gorda que me dio rabia conmigo misma y dije: ‘hasta aquí'”.

Cortesía de María Fernanda López

¿Cómo ha cambiado su vida tras bajar más de 50 libras?

“Me siento otra persona. La sensación de ponerte ropa con la cual no te sentías cómoda, no estar pensando en que se me sale este rollito aquí o allá es maravillosa. !Hasta los zapatos me quedan más cómodos”, bromea. “Pero lo más lindo de esta experiencia es poder ser inspiración para miles. No existe un solo día en que la gente no me pregunte qué hice para adelgazar. Me han preguntado que si me he operado, que si fui a Colombia a quitarme grasita, que si me hice la banda gástrica….¡Hasta me preguntaron que si me había hecho una cirugía que supuestamente elimina unas bolsitas de la parte de los cachetes para que la cara se vea más flaca! En mi trabajo todos me halagan, me felicitan y se han unido a mi reto. ¡Así que he puesto a todo Univision a dieta también! Además me siento con más ánimo, más segura, más cómoda y me encanta que mis hijas a tan corta edad hayan aprendido lo que es la determinación y el sacrificio por lograr una meta. Laboralmente siento que me ven diferente, con posibilidades de más crecimiento.”

Cortesía de María Fernanda López

¿Cómo lo lograste? Comparte tu fórmula. 

“Lo logré con un plan médico que seguía semana a semana mis resultados. Básicamente es eliminar carbohidratos, azúcares, lácteos y grasas, pero de forma radical. O sea, hasta las frutas me fueron prohibidas pues el azúcar se convierte en carbohidrato. Obvio, esto era mientras le hacía shock a mi metabolismo. ¡Y nada de licor, cero vinito! Empecé el 22 de agosto del año y para noviembre había bajado 30 libras”, confiesa. “Me reté a mi misma a no dejarme tentar, así que cuando salí victoriosa de Thanksgiving donde solo comí proteína, dije: ‘¡Ok  sí se puede!’ Es difícil cuando tienes una familia colombiana inmensa, en la que los platos deliciosos no faltan. Luego vino diciembre con sus novenas (a las cuales nunca falto ni un día) y de nuevo, solo comía hummus o proteína, nada de natilla ni buñuelos ni empanadas, nada de esas cosas que antes eran mi debilidad y que no era capaz de comerme solo una, sino 3 o 4. Ya para febrero de este año había bajado 50 libras y ahora estoy con 55 menos”.

Cortesía de María Fernanda López

¿Cómo es un día normal en tu alimentación?

“La dieta que hice fue basada en un plan médico que se llama Smart For Life. La alimentación inicial son unas galletas y sopas que son altas en proteína y contienen todo lo que se necesita para estar bien nutrido. Las galletas son reemplazos de desayuno, almuerzo y meriendas. En la noche se cena proteína (no carne roja) con muchas verduras y vegetales. Pero ahora que cambié mi metabolismo ya no tengo que comer las galletas todo el tiempo. Ya estoy introduciendo alimentos siendo muy consciente de no comer pan, arroz o carbohidratos compuestos. En la mañana, como un huevo cocinado con café y leche de almendras. Almuerzo ensalada con pollo o atún, sin aderezo pues esa es la trampa en la que muchos caen ya que los aderezos en general son muy altos en azúcar y grasas, es preferible usar vinagre de frutas o balsámico. Controlar la sal también es superimportante porque retiene líquidos y es muy mala para la presión. En la noche me encanta hacerme un omelette de huevo y le pongo cebolla, pimentón, hongos, espinaca o habichuelas”.

Cortesía de María Fernanda López

¿Cómo es tu rutina de ejercicio?

“Confieso que aún no estoy haciendo mucho ejercicio, necesito tonificar. Soy agradecida de que no se me ha descolgado la piel y eso lo debo a  que tomo mucho colágeno, consumo gelatina sin azúcar y sobre todo tomo mucha agua (unos 3 a 4 litros de agua diaria). Lo poco que estoy haciendo es pesas para brazos (que hago mientras estoy en mi escritorio, viendo televisión o mientras estoy hablando con algún compañero en el trabajo). Las sentadillas las hago en casa mientras veo noticias. También trató de hacer ejercicios caseros con mis hijas, como abdominales”.

Cortesía de María Fernanda López

6. ¿Que otros tips puedes dar de lo que te ayudó?

“Comer berries también es excelente para tener antioxidantes en el cuerpo que prevengan el envejecimiento e hidratan, como fresas, arándanos, moras. Mantener a la mano una opción saludable de comida es primordial, porque en un momento de prisa puedes caer y comer lo que te engorda. En la nevera evita tener tentaciones que te hagan flaquear. Pero por encima de todo: MENTALÍZATE, proponte la meta, ten determinación y se fuerte para decir NO a lo que sabes te engordará y te hará daño. Para mi servir de ejemplo para mis hijas es muy importante y ellas a tan corta edad ya entienden que la salud depende en gran parte de lo que comemos. ¡He logrado que ellas mismas me pidan snacks como zanahorias, apio, brócoli o frutas!”

Cortesía de María Fernanda López

7) ¿Cómo reaccionaron tus seres queridos al cambio en tu imagen y estilo de vida?

“Mis familiares en general están muy sorprendidos y especialmente admirados de mi voluntad de aguantarme y no caer en tentación cuando hemos estado en fiestas. Mi esposo… él es cuento aparte, porque nunca ha sido propulsor de que adelgace porque dice que me quiere como sea que esté”.

Cortesía de María Fernanda López

¿Cómo cambiaste tu mentalidad y tus hábitos?

“Sentí que toqué fondo. Estaba aburrida de sentirme mal con todo lo que me
ponía y de no sentirme cómoda conmigo misma. Empecé a ponerme metas a corto plazo, a forzarme a tener que bajar cada semana al menos de 3 a 5 libras. La única manera era retarme a mi misma a decirme: ‘¡Sí puedo!’ Entendí que mi relación con la comida no era la mejor, que en comer por comer lo que encontraba era lo que me tenía en el peso que me hacía infeliz. Así que las palabras que adopté como mis mejores amigas fueron: “NO GRACIAS”, de esa manera respondía (y aún respondo) cuando me ofrecen cosas que engordan o aportan calorías sin nutrición. Fue un lavado de mente, de hacer ‘reset’ a mi forma de comer, de no buscar más excusas y de no mentirme a mi misma con el cuento de ‘el lunes empiezo la dieta’. ¡No, las cosas tienen que tomarse con seriedad y actuar con determinación real, ahora, ya mismo! El compromiso es conmigo misma, y si puedo servir de motivación para otros, bienvenido sea”.

 

 

 

Advertisement


EDIT POST