Con un presupuesto de unos cuarenta mil dólares, te contamos los detalles de cómo la longeva monarca tiene este detalle con las personas que trabajan para ella en palacio.

By Nuria Domenech
December 13, 2019 01:50 PM

Se acerca la Navidad y muchas empresas preparan regalos para tener un detalle con las personas que trabajan para ellos en unas fechas tan entrañables. La reina Isabel no podía ser menos.

A lo largo de los años, las formas de encargar los regalos cambiaron. Antes, los responsables de varias tiendas como el archifamoso gran almacén Harrods, seleccionaban una variedad de cosas para que la reina pudiera inspeccionarlos y elegir sin moverse de su palacio de Buckingham.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETIN

“Los regalos se exponían en dos grandes salas de palacio, sobre las mesas. Parecía su propio centro comercial. Ahora que es más mayor, no conviene que gaste su energía en esas cosas”, cuenta una fuente a The Sun.

Son dos personas de su oficina privada los que llevan a cabo ahora el noble encargo. Ellos eligen los regalos de la propia página web de la tienda de regalos del palacio de Buckingham. Los beneficios de la tienda de regalos van a parar a la Royal Collection Trust, fundada por la misma reina con el fin de gestionar la colección de arte privada de la cual es dueña la familia real, con lo cual, todo queda en casa.

“Al final, los regalos suele ser un libro o una pieza de porcelana, aunque a veces también se les añade un pudín de Navidad”, asegura el antiguo empleado de palacio que conversó con el medio antes mencionado. Una vez llegado el decoroso momento, los empleados hacen cola para, uno por uno, saludar a la reina quien suele dedicarles unas palabras de agradecimiento por el servicio prestado.

El presupuesto de la reina para los regalos de Navidad es de 30 mil libras, unos 40 mil dólares, que comparte entre los 620 regalos para repartir entre sus secretarios, ayudantes de cámara y lacayos.

Advertisement