La joven, que acaba de cumplir 18 años, compartió con enorme madurez cómo descubrió antes que nadie que algo estaba pasando con su padre. Así es la gran mujer en la que se ha convertido a pesar del duro episodio.

Por Teresa Aranguez
Octubre 08, 2020
Anuncio

Entre las muchas cosas que han sorprendido del primer capítulo de Red table talk ha sido la honestidad y la fortaleza con la que Lina Luaces habló del episodio de divorcio de sus padres. La hija de Lili Estefan demostró una gran madurez al compartir su sentir y, lo que es más fuerte, sus sospechas de que su padre tenía un affair.

La joven de 18 años contó un episodio en el que su madre estaba de viaje y ella estaba bajo el cuidado de su progenitor. Este le dijo que tenía que salir y, un poco nervioso ante las preguntas de su hija que quería saber dónde y con quién iba, tuvo una reacción que no dio buena espina a la entonces adolescente de 14 años.

"Escribí a una de mis mejores amigas y le dije, 'yo creo que está pasando algo con mi padre. Creo que está viéndose con alguien más'", confesó ante la atenta mirada de su madre. La coherencia, la templanza y, sobre todo, la naturalidad con que lo expresó en esta primera entrega demuestran el gran trabajo que Lili ha hecho con su ya no tan pequeña de la casa.

El pasado mes de agosto, esta joven convertida en toda una mujer, cumplió 18 años. Una celebración que vivió como siempre con su mami y su hermano Lorenzo. Los tres son una piña. El sufrimiento por todo lo vivido les ha unido aún más si cabe y, a pesar del dolor que puedan llevar por dentro, se tienen y no han renunciado a ser felices.

Lina ha heredado de su madre, además de su impactante belleza, la transparencia y la alegría de vivir siempre con una sonrisa. Es amiga de sus amigas, a las que considera casi hermanas por su apoyo incondicional después del difícil momento familiar que vivió.

Gracias a sus redes se ha dado a conocer un poquito más allá de sus apellidos. Amante de la moda, el mar, los viajes y los animales, Lina mira al futuro siempre con positividad de la mano de los suyos, donde no pueden faltar Gloria, Emilio y, por supuesto, Emily Estefan.

Pero eso no quiere decir que todo esté olvidado y no haya sufrido. Lo hizo, y mucho. "Levantarme por mañana de la cama era dificilísimo", una situación que le llevó a ausentarse de las clases. Estaba deprimida y así lo reconoció frente a las cámaras del programa. Gracias a la insistencia de su familia finalmente acudió a terapia y, despacito pero sin pausa, ha logrado ir superando cada piedra del camino.

Con un montón de metas y sueños por cumplir, Lina tiene más claro que nunca qué es lo que quiere y lo que no en la vida. Tal y como ella expresó en la mesa roja, le encantaría tener a su padre en sus graduaciones y en las fiestas de cumpleaños. Ha sido invitado a todas según Lili pero por ahora no ha acudido a ninguna. "Quizás no está listo todavía", exclamó Gloria en medio de esta conmovedora charla.

Igualmente la joven no se rinde y mira al futuro con esos enormes ojos claros que prometen comerse el mundo y convertirlo en un lugar mejor.