Semanas después de su operación, Liliana Rodríguez Morillo contó sin tapujos cuál fue el doloroso motivo qué la llevó al quirófano para salvarse.
Anuncio

Es una enamorada de la vida pero, irónicamente, Liliana Rodríguez Morillo no la vivía con la calidad necesaria en los últimos tiempos tal y como ella describió con lujo de detalles en un sincero video en su canal de YouTube.

La "fumadera y bebedera descontrolada", sumada a hábitos alimenticios no saludables dieron lugar a una importante subida de peso que pudo haberle costado la salud.

Alguien le llegó a decir que ella misma se autosaboteaba y que sus problemas internos, personales y familiares los reflejaba en su figura. Una teoría que aunque inicialmente rechazó llegó a aceptar y entender. De ahí la decisión de operarse.

"Es posible", llegó a pensar de lo que le acababan de decir. "Llegó un momento en el que no pude controlar mi peso, empecé a subir y subir y subir en una fumadera y bebedera descontrolada que me llevó a tener problemas de salud livianos con potencial a agravarse", explicó seria.

Fue así como no se lo pensó más y recurrió a la medicina para ponerse la manga gástrica y un punto final al malestar de los últimos tiempos.

Una operación que tuvo sus dificultades y sustos. Al despertar de la anestesia hubo complicaciones. "Se me subió la tensión a niveles críticos, sentía un fuerte dolor en el pecho que no me permitía respirar... y es que resulta que me quitaron una hernia hiatal", describió del momento posterior a su operación.

Poco después pudo estar acompañada de su madre Lila Morillo, quien mostró una gran preocupación al ver que a su hija le costaba respirar.

Liliana Rodríguez
Liliana Rodríguez
| Credit: IG/Liliana Rodríguez

La situación fue tan angustiosa que ahora, días después y ya en casa, Liliana ha tomado una de las decisiones más importantes de su vida. "Jamás nunca voy a volver a fumar, me gustaba fumar, pero ya no lo voy a hacer, me voy a tomar mis whiskies con medida, pero no a fumar, porque es una forma estúpida, imbécil de arriesgar tu vida", añadió segura.

Después de 6 horas en cuidados intensivos y con su mami entrando y saliendo siempre al pendiente, finalmente fue trasladada al cuarto, hallándose fuera de todo peligro.

Liliana está en medio de su recuperación y feliz del cambio para bien en su vida. "Lo bueno no es fácil, lo necesario no es fácil, es para valientes o para cobardes sin opciones", bromea.

"Me voy a ver mejor, me voy a querer como soy", concluyó. Ah, ¡y también va a poder ponerse la ropa de su hermana Lilibeth Morillo! Expresó con ese sentido del humor que la describe. ¡Que así sea, mucho amor y salud para ti!