La inolvidable 'Panchita' de la exitosa telenovela Gata salvaje compartió su inspirador testimonio de vida.
Anuncio
Liliana Rodríguez
Así lucía Liliana Rodríguez en 2015
| Credit: Mezcalent

La vida de Liliana Rodríguez, la inolvidable 'Panchita' de la exitosa telenovela Gata salvaje, dio un giro de 180 grados hace justo un año tras tomar una importante decisión: comenzar a quererse "un poquito más". La actriz y cantante venezolana se sometió entonces a una cirugía de manga gástrica para dejar atrás el sobrepeso que sufría.

De las 220 libras que llegó a tener, la hija de 'El Puma' pesa ahora 150, una drástica disminución de peso que ha despertado la admiración de muchos de sus seguidores y cuyo inspirador testimonio de vida compartió durante una emisión del programa La mesa caliente (Telemundo).

"Es lo mejor que hecho en toda mi vida, después de mi hija Galilea por supuesto. Tengo casi 75 libras menos", presumió Liliana, quien compartió que antes de su cirugía no era feliz.

Liliana Rodríguez
Antes y ahora
| Credit: Instagram Liliana Rodríguez

"No puedes ser feliz si no te queda la ropa, si tienes que dormir semisentada… Es horrible. Nunca vas a ser totalmente feliz si te sigues engañando y autosaboteando", aseveró.

La artista, que supera el medio millón de seguidores en Instagram, admitió a Giselle Blondet, Myrka Dellanos y compañía que llegó a convertirse años atrás en su peor enemiga.

Liliana Rodríguez
Antes y ahora
| Credit: Instagram Liliana Rodríguez

"Empiezas a convertirte en tu peor enemiga cuando 'ay pobrecita, nadie te quiere, 'ay pobrecita, no te quiere tu marido', 'ay pobrecita, tu papá no te quiere y te desprecia en público'… Eso te da permiso a comer de más y dejarte y abandonarte porque pobrecita tú. Hasta que tocas fondo y Dios dice 'hello, yo te amo, necesitas quererte como te quiero yo, eres valiosa para mí', así que hace 1 año desperté y le dije 'tienes razón'. Y me quise un poquito más", se sinceró.

Liliana Rodríguez
Antes y ahora
| Credit: Instagram Liliana Rodríguez

Liliana reconoció que su vida después de la cirugía es otra completamente diferente.

"Ha cambiado al 100%. Veo las cosas de otro punto de vista, ya es cantidad y calidad. No tengo que pasarme la mano comiendo de más, ni bebiendo de más , ahora negocio el espacio de mi estómago y ahora como más sano. Como de todo un año después, pero estoy pendiente qué como y cuánto como y cuándo, que es muy importante", dijo la cantante de 55 años.

Ella lo tiene claro: "No voy a ser nunca jamás gorda de nuevo".