Lili Estefan creció sin su madre, quien murió cuando la presentadora de El Gordo y la Flaca (Univisión) era una niña

By Lena Hansen
December 28, 2016 03:56 PM
Matthew Eisman/Getty Images

Lili Estefan creció sin su madre, quien murió cuando la presentadora de El Gordo y la Flaca (Univisión) era una niña y en esta época navideña la recuerda más que nunca. “Siempre he pensado que es mi madre que ha guiado cada uno de los pasos que estoy dando en este momento. Son sentimientos encontrados porque mi mamá se me fue cuando yo era muy niña y se me fue en esta época de Navidad que fue muy fuerte”, dijo en entrevista con Alan Tacher de Despierta América (Univisión).

Según Estefan, la Navidad la llena de recuerdos agridulces. “Mi madre cumplió años un diciembre 18 y fallece cuatro días más tarde, un diciembre 22. Nos tocó ir al funeral el 23, al cual yo personalmente no quise ir, y el 24 Nochebuena, enterramos a mi mamá”, añadió la animadora cubana.

Ella admite que sus hijos Lorenzo y Lina son los que la ayudan a disfrutar estas fechas festivas. “Yo nunca disfruté la Navidad como la disfruto ahora que lo hago ahora por mis hijos. Hasta para no llorar ahora tengo que trabajar mucho porque cada vez que hablo del tema es una cicatriz tan grande”, reveló.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

“Cuando mi madre muere yo tuve que ser parte de la recogida del cuarto de mi mamá y quedaron muchas cosas también en la casa, y me tocó irme de un día para otro entonces sí fue muy fuerte”, recuerdó entre lágrimas.

Gracias a su actitud positiva logró superar esta gran pérdida y hoy agradece su vida actual. “Yo veo todo lo que tengo y yo jamás en mi vida ni por un segundo me hubiera pasado por la mente la vida que yo tengo ahora. Todo lo que Dios me ha dado, el público, la vida que he tenido, mi familia, yo no creo que cambiaría nada”. ¿Su único deseo incumplido? Poder volver a ver a su madre, al menos una vez. Según ella, la besaría y le agradecería haberla traído al mundo. “Le pediría perdón por no haber ido al funeral y por no haber visitado la tumba, eso me tiene muy atormentada”, concluyó. “El que no supera los traumas de la niñez jamás es feliz”.

 

 

 

Advertisement


EDIT POST