Ronan Sexton, sobrino del reconocido actor Irlandés falleció luego de pasar cinco años en coma tras caer de lo alto de una cabina telefónica.

Por Mayra Mangal
Enero 17, 2019
Anuncio

Hay personas que parecen perseguidas por la mala suerte. Como si de una maldición se tratara su vida se ve golpeada constantemente por profundas tragedias, como es el caso del actor Liam Neeson.

El estelar nacido en Irlanda del Norte acaba de sufrir la pérdida de su sobrino Ronan Sexton, quien falleció este fin de semana en Cushendall, una aldea ubicada al norte del país, tras permanecer en coma por cinco años.

En 2014 el joven -que tenía 35 años al momento de su fallecimiento- fue trasladado de urgencia a un hospital tras caer de lo alto de una cabina telefónica ubicada en un muelle del puebl costero de Sexto y a la que se había trepado durante una noche de fiesta con amigos.

El incidente ocurrido a altas horas de la madrugada dejó al muchacho incapaz de caminar o de hablar y lo dejó en coma al golpearse la cabeza en la caída de aproximadamente 20 pies de altura.

“Ronan está recibiendo un maravilloso tratamiento con el personal tan atento de Hurtswood Park”, aseguró su familia en 2014 por medio de un comunicado que reprodujo People. A partir del accidente, Ronan fue trasladado a un centro de tratamiento neurológico donde permaneció por años.

El fallecido era el más pequeño de los seis hijos de Bernadette, hermana del actor de 66 años y de acuerdo con el diario Daily Mail la mujer tenía todo listo para llevarse a su hijo a casa luego de realizar una serie de modificaciones para poder alojarlo.

Esta es la más reciente tragedia en la vida del protagonista de Schindler's List y Taken quien justamente hace una década -en marzo de 2009- sufrió la dramática pérdida de su esposa Miranda Richardson, madre de sus hijos y reconocida actriz quien falleció tras golpearse la cabeza en un resort de Mont Tremblant en Canadá.

La estrella de 45 años sufrió una caída mientras esquiaba con uno de sus hijos y se golpeó la cabeza. Y aunque fue trasladada por vía aérea al prestigiada hospital de Lenox Hill en Nueva York su prolongada agonía no pudo detenerse y falleció a los dos días de ocurrido el accidente.

Los hijos del actor quedaron a cargo de su abuela, la reconocida actriz Vanessa Redgrave, quien se trasladó con la familia a Nueva York para ayudar en sus cuidados.