Carina Ricco se rompe al hablar de la despedida al gran amor de su vida y cuenta el impacto que su marcha tuvo en la personalidad de sus dos hijos.

Por Teresa Aranguez
abril 17, 2020
Anuncio

Han pasado 16 años de su marcha, pero para Carina Ricco parece que fue ayer. La viuda de Eduardo Palomo ha vuelto a recordar al amor de su vida, Eduardo Palomo, en una emotiva entrevista con la periodista Mara Patricia Castañeda.

La cantante y compositora abrió su corazón para contar cosas que hasta ahora no sabíamos. Como que por ejemplo, dejó de creer en el amor y en la magia cuando pasó la tragedia. "Si yo no hubiera tenido a Fiona y Luca no sé si hubiera aguantado", expresa sincera a la conductora mexicana.

La vida de su esposo se apagó de la noche a la mañana y, aunque ha aprendido a vivir con su ausencia, eso no se supera pues "no es una carrera de obstáculos". "Lo más difícil volver a creer en el amor y en que todo es posible".

La también actriz mexicana perdió esa ilusión al sentir que ni siquiera su amor y su entrega pudieron salvarle. "Yo estuve, lo agarré, le tomé la mano y se me fue. Mi angustia más grande era, ¿cómo voy a criar a Fiona y a Luca si ya no creo en eso?", recuerda todavía con dolor.

Un dolor que también afectó, y mucho a los entonces retoños de la casa. La partida de papá no solo dejó un gran vacío en la familia sino que afectó a las personalidades y comportamientos de los pequeños que en aquel entonces tenían 5 y 3 años. "Fiona tiene dos años que ella cuenta que se le borraron, como que hay mucho dolor y Luca, de ser super dulce, de repente se enojó con la vida, estaba enojado", rememora apenada.

Había dos caminos, ir cuesta abajo o levantarse con más fuerza. La mamá de las criaturas se dio cuenta que solo con amor, con luz y con los recuerdos bonitos era que podían tomar la segunda opción. Y así lo hicieron. No fue fácil, ella perdió una parte importante de su voz, pero no dejó de escribir. Se aferró al piano y allí escribió "Solo por ti", un tema dedicado a él que le cantó a todo pulmón.

"Me sigue inspirando. A veces cuando no sé qué hacer pienso, ¿qué haría el flaco?", dice profundamente emocionada. Ella era para Eduardo, en sus propias palabras, su brújula. Ahora él es la de esta hermosa familia que ama y honra su recuerdo más que nunca.