La conductora peruana lloró de emoción durante el festejo de su 69 cumpleaños y no permitió que la demanda interpuesta por la pareja le amargara. "Si hay algo que Laura Bozzo no va a dejar de hacer jamás es hablar".

Anuncio

Comunicar, esa es la gran pasión de Laura Bozzo y así lo ha hecho durante unas cuantas décadas. La periodista peruana acaba de cumplir 69 años y lo ha celebrado a lo grande, junto a sus compañeros de trabajo y en el lugar que más ama en el mundo, un plató de televisión.

La conductora de Laura sin censura (Unicable) fue sorprendida por sus colegas que le cantaron el feliz cumpleaños y recibieron con una rica torta en plena grabación. Un momento que quedará por siempre grabado en su corazón y que le hizo derramar unas cuantas lágrimas.

"He pasado el mejor cumpleaños de mi vida, hacía cuatro años que no lloraba tanto de emoción, porque no hay nada que más ame que hacer tele", dijo al programa El gordo y la flaca.

Laura estaba pletórica y así se lo expresó a los medios que le esperaban a la salida del set de grabación. Inevitablemente también le preguntaron sobre la demanda interpuesta por Gabriel Soto e Irina Baeva contra ella por discriminación, acoso, difamación y amenazas.

La acción legal de los actores no consiguió amargarle el día y aunque no está autorizada para hablar del tema pues está en manos de un juez, sí dejó claro que ella nunca dejará de informar y darle todo al público, le pese a quien le pese. "Si hay algo que Laura Bozzo no va a dejar de hacer jamás es hablar, yo hablo de lo bueno, de lo malo y de lo feo porque el público se merece que yo de mi posición y mi respuesta", concluyó.

Solo nos queda desearle un año cargado de salud, amor y mucho trabajo, ese que tanto le emociona y al que se entrega al cien por cien. ¡Felicidades Laura!