La declaración oficial de la muerte de Naya Rivera, tras su reciente desaparición, se suma a la serie de tragedias de las que han sido víctimas los miembros del elenco de Glee.

Por Carolina Amézquita Pino
Julio 09, 2020
Anuncio

La conocida serie Glee rompió con muchos esquemas en la televisión y se posicionó como una de las más exitosas a nivel mundial. Sin embargo, detrás de este triunfo hay también muchas tragedias y escándalos que han rodeado a sus actores y que le ha valido ser considerada como una “serie maldita”.

Muertes inesperadas del espectáculo
Credit: Getty Images

El primer infortunio del que se tiene registro ocurrió el 13 de julio del 2013, cuando Cory Monteith, de 31 años, fue hallado muerto en la habitación de un hotel en Vancouver, Canadá. De acuerdo con las autoridades, la causa del deceso fue una sobredosis de drogas. Él era uno de los protagonistas de la historia y como estaba por estrenarse la quinta temporada de esta emisión tuvieron que matar a su personaje en la ficción.

Mark Salling
Credit: Mike Windle / Getty Images

Dos años después, Mark Salling, quien interpretaba a Noah Puckerman, fue detenido por posesión de pornografía infantil, cargo del que se declaró culpable. Cuando estaba por recibir su condena, en el 2018, fue encontrado sin vida a la orilla de un río en Sunland, el barrio al norte de Los Ángeles donde vivía. Según reportes forenses el actor de 35 años se suicidó ahorcándose.

Ahora, Naya Rivera, quien en la mencionada serie encarnaba a Santana López, fue reportada esta semana como desaparecida tras encontrar a su pequeño hijo de 4 años solo en el bote que rentó la actriz  para dar un paseo en el Lago Piru, al sur de California. De acuerdo con el pequeño, su madre se lanzó a nadar y no regresó. Las autoridades la han dado por muerta.

“Suponemos que ocurrió un accidente y asumimos que ella se ahogó en el lago”, informó Chris Dyer, agente de policía del condado de Ventura, a los medios de comunicación.

Naya Rivera
Credit: Gregg DeGuire/Getty Images

Además de estos decesos, otros miembros del elenco han estado involucrados en diversos escándalos, como la publicación de fotografías íntimas de algunas actrices, reclamos por conductas racistas de su protagonista, Lea Michele, y la violencia de género de la que fue víctima Melissa Benoist.