La reina de España, Letizia, y la emérita, Sofía, acuden a la misa de Pascua un año después de su enfrentamiento y vuelven a ser distantes la una con la otra.

By Teresa Aranguez
April 21, 2019 10:58 AM

Un año después, mismo lugar, mismo evento. La misa de Pascua volvió a reunir a las protagonistas del tenso momento vivido en la catedral de Palma de Mallorca y del que todo el mundo se hizo eco.

En esta ocasión, la reina Letizia y la emérita Sofía no tuvieron un cruce desagradable de palabras pero la simpatía y el buen rollo brilló por su ausencia. La frialdad fue la gran protagonista de este encuentro al que también acudieron sus nietas Leonor y Sofía.

Esbozando sonrisas algo forzadas se sentía a la legua el distanciamiento que existe entre dos de las mujeres más importantes de la casa real española.

El rey Felipe se encargó de situarse en el medio de ambas y poner así el toque sereno y pacífico. Las infantas también posaron risueñas y con mucha naturalidad bajo el atento ojo de su madre, siempre pendiente de sus pasos.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Recordemos que el año pasado por estas fechas se producía un feo desencuentro entre nuera y suegra cuando ésta trataba de hacerse una foto sola con sus nietas. Letizia, muy molesta, se puso en medio del objetivo para evitarlo dedicándole unas palabras poco agradables a Sofía.

En esta ocasión no hubo enfrentamiento pero tampoco acercamiento. Respecto al look, llamaron bastante la atención los pantalones de de la infanta Sofía, pues siempre había acudido con vestido o falda. Y, hablando de estilo, tampoco pasó desapercibido el vestido camisero de la reina Letizia, no por su forma sino por su color.

El modelo de Massimo Dutti azul marino se aleja de los colores claros y crema que suelen ser los habituales para este tipo de eventos. Igualmente desbordó elegancia y estilo, como es propio de la soberana.

Advertisement


EDIT POST